Había sido la figura de River en el verano, pero justo ante Boca se derrumbó con su expulsión.  Se trata de Alejandro Domínguez, que apenas vio 26 minutos de juego. 

Antes, había arribado al estadio haciendo un gesto con la mano cerca de la nariz desde adentro del micro, en claro mensaje a los hinchas de Boca.

Luego duró poco en cancha. Una falta sin pelota a Pablo Ledesma le significó una amonestación del árbitro Diego Abal, pero su reacción contra el juez lo llevó prematuramente a los vestuarios. 

Algo más calmado, el Chori asumió su responsabilidad por la expulsión que dejó a su equipo con un hombre menos.

"Me equivoqué, asumo mi equivocación pero uno dentro de la cancha quiere ganar", dijo Domínguez.

"Primero quiero pedirle disculpas a la gente, ya lo hice con mis compañeros. Me siento responsable de esto. A mi edad no puedo hacer esto, pero al árbitro no lo insulté ni lo agredí", expresó Domínguez.

"Lo único que le dije es que no me hiciera lo mismo que en Mendoza, donde me pegaron 20 patadas y terminé amonestado en un partido con Independiente Rivadavia", agregó.

Pero aparentemente la protesta desmedida fue suficiente para que el árbitro lo echara tras sacarle la tarjeta amarilla por una patada de atrás a Pablo Ledesma, que era merecedora de una roja directa.

"Ahí adentro uno quiere ganar como sea. Me equivoqué y soy responsable de esto", reiteró.

Domínguez, uno de los mejores jugadores de River, reconoció que debe "seguir aprendiendo", pero no pudo ocultar su "bronca" y "dolor".

"Tal vez el partido hubiese sido distinto sin mi expulsión", se lamentó. "Mi carácter me jugó en contra", continuó. Y cerró: "Esperé este clásico con mucha ansiedad".

Ahora, el temor Millonario invade sus corazones. Ya que Abal informó que "le tiró una patada, lo insultó y además hizo gestos de provocación a la hinchada de Boca". Por lo cual el Chori podría ser suspendido desde cuatro y hasta seis jornadas, por ende el castigo podría dejarlo afuera del reencuentro de River por los puntos, en la B Nacional.

Tras el partido, el jugador intentó ir al vestuario de los árbitros para pedirle disculpas a Abal, pero este no lo dejó pasar.