El piloto de Rally Jeremy Foley sufrió un brutal accidente que jamás olvidará. Durante la celebración del Pikes Peak 2012, la mítica carrera extrema de montaña que se corre en Colorado Estados Unidos, Foley y su copiloto cayeron de forma espectacular por un precipicio, dando diez vueltas de campana, luego de que el conductor perdiera el control de su Mitsubishi Lancer Evo. 

 Afortunadamente, no hubo que lamentar víctimas, aunque tras el aparatoso accidente tanto Jeremy Foley como su copiloto tuvieron que ser trasladados en helicóptero al hospital. 
 
  La competencia, una de las más peligrosas del mundo porque un error puede costarle la muerte a cualquiera de los participantes, consiste en cumplir los 19,6 kilómetros de recorrido entre las Montañas Rocosas, con un total de 156 curvas y una fuerte pendiente, a velocidades cercanas a los 300 kilómetros por hora.