Violencia en el Obelisco: los festejos de River terminaron con una fuerte represión policial
Violencia en el Obelisco: los festejos de River terminaron con una fuerte represión policial

No tuvieron un final feliz las celebraciones de los hinchas de River en el centro porteño. Tras varias horas de festejos, todo terminó con la Policía de la Ciudad reprimiendo con balas de goma y expulsando a la gente del lugar.

Varios simpatizantes que estaban en el lugar denunciaron que los efectivos actuaron sin razón alguna. Uno de ellos fue el histórico dirigente riverplatense Daniel Kiper, quien fuera candidato a presidente de la institución.

"Era una fiesta. Hasta la policia comenzó a disparar indiscriminadamente balas de goma", aseguró Kiper a través de su cuenta de Twitter. En tanto, la Policía sostuvo que había "grupos minúsculos tirando piedras" y por esa razón el festejo culminó en forma violenta.

Desde temprano, los hinchas de River tiñieron de rojo y blanco las calles céntricas de la ciudad. Ni bien terminò el partido en Madrid, los simpatizantes fueron llegando. Todos a pie, ya que el operativo de segurirdad impedía acercarse al lugar tanto al transporte público como a vehículos privados.

Con las clásicas consignas dirigidas a su eterno rival, esta vez entonadas con más fuerza que nunca, la parcialidad del Millonario fue copando de a poco la avenida 9 de Julio hasta que casi no se podía caminar por allí.

Hombres, mujeres, familias enteras, casi todos enfundados en los colores tan amados, tuvieron este domingo un motivo especial para el festejo: por primera vez los dos clubes más grandes del fútbol argentino se enfrentaron en la final de la Copa Libertadores, y el trofeo quedó en Núñez.

Lejos de quitar entusiasmo a los hinchas, el hecho de haber perdido la localía para la revencha y tener que definir la serie a miles de kilómestros en el estadio Santiago Bernabeu pareció darle una mística especial a la conquista.

Lo mismo que la lluvia que, con intermitencias, cayó sobre el centro porteño. Los simpatizantes del equipo de Gallardo lucían orgullosos sus prendas húmedas, como una ofrenda más hacia el dios del fútbol que esta vez hizo caer la moneda de su lado.

También hubo demostraciones en las calles de todo el país. En Mar del Plata, por ejemplo, la gente confluyó en el monumento al general San Martín ubicado en el cruce de la avenida Luro y la calle Mitre. En Mendoza, el punto de encuentro elegido fue Garibaldi y San Martín.

Mientras tanto, en Paraná una multitud se concentró en la Plaza Primero de Mayo. En San Juan los hinchas se concentraron en la Plaza 25 de Mayo, y en Córdoba el lugar elegido para celebrar el título fue la esquina del Patio Olmos.