Tras el escándalo por la requisa en el vestuario de River, Larreta pidió disculpas
Tras el escándalo por la requisa en el vestuario de River, Larreta pidió disculpas
No aclares que oscurece. El jefe de Gobierno de la Ciudad, Horacio Rodríguez Larreta, tuvo que pedir disculpas por si "alguien se sintió sensibilizado" luego del escándalo que provocó la huillante requisa efectuada por la Policía de la Ciudad en el vestuario de River, en el partido de ida de la final de la Copa Libertadores de América.
   
Larreta salió a decir que la culpa no fue propia, al expresar que la acción de la policía "fue mal interpretada".
 
Dijo además que "cree" que "hay un acta que fue firmada por los dos clubes y que también avala la Conmebol que dice que en el vestuario no hay que poner ornamentación o decoración".
 
Agregó que si "alguno se sintió sensibilizado con eso, pido disculpas, porque no es lo que queremos".
   
En consecuencia y para equiparar actos o en modo compensatorio, el ministro de Justicia porteño, Martín Ocampo, dijo que se requisaría también el vestuario de Boca en la revancha.
   
El escándalo surgió cuando aparecieron imágenes de al menos siete efectivos en la antesala del vestuario visitante hurgando entre los elementos de la utilería de River.
   
Se especuló con buscar algún aparato de comunicación que pudiera utilizar el entrenador suspendido Marcelo Gallardo para hablar con sus jugadores.
 
Otra de las versiones rezaba sobre la posibilidad de qu ehubiera banderas o distintivos riverplatenses.
 
El ayudante de campo, Matías Biscay, se había mostrado algo molesto por el hecho de no haberse podido comunicar con él y en ese sentido agregó "parece que vino el FBI", en referencia a la requisa realizada en el vestuario.