Fútbol

"Andá a laburar, ya tenés 21 años": así trata Cambiemos a los deportistas olímpicos

La nefasta frase pertenece al futuro secretario de Deportes, Diógenes de Urquiza. De esta manera destrató a las jóvenes promesas del atletismo argentino de alto rendimiento que desarrollan su carrera en el ENARD.

Entre las múltiples formas en las que se puede calificar una definición de semejantes características, caben términos como insensibilidad, brutalidad y desconocimiento acerca de cómo es la vida de un deportista de alto rendimiento que -literalmente- entrega su vida en virtud del deporte que practica, si es que se desea llegar a lo más alto a nivel mundial.
 
Lo peor es que la frase no fue dicha por alguien ajeno al rubro deportivo, sino por el futuro secretario de Deportes de Cambiemos, Diógenes de Urquiza.
 
"No puedo entender eso de "vamos a pedirle al Estado. Papá, dame plata". No, andá a laburar, ya tenés 21 años", disparó el funcionario del Gobierno -miembro fundador de la Asociación de Paddle Argentino- al referirse a los pedidos de los y las deportistas de alto rendimiento sobre becas deportivas, reclamos por el mantenimiento del CENARD y el sostenimiento económico del ENARD.
 
De Urquiza asumirá una vez renuncie Carlos MacAllister. El ex defensor de Boca, quien pretender postularse para gobernador de La Pampa, su provincia natal.
 
Entre muchas de sus -por lo menos- desafortunadas intervenciones, dijo que "no puede ser es que el deporte sólo viva del Estado" y que "hay muchas empresas que nos pueden ayudar".
 
"Estoy convencido de que el deporte le va a traer más alegrías a Cambiemos", aseguró. Paree que el deporte solamente le va a llevar alegrías a un partido político.
 
De Urquiza compartió con Mauricio Macri la fundación de la Asociación de Paddle Argentino. De ahí nacería la relación con el presidente. Asumirá su cargo el próximo 1 de noviembre, tras la conclusión de los Juegos Olímpicos de la Juventud. De Urquiza se desempeña en empresas relacionadas con el deporte.
 
Se le ocurrió decir además que, con el dólar alto, "pueden venir más fácil de afuera, podemos traer entrenadores", desechando a los entrenadores locales.
 
Dijo además que es "muy malo para administrar" su dinero, pero intentó aclarar que "la (plata) que no es mía, para sacármela, me tenés que matar".
 
 
 
 
 

Noticias de “Cambiemos”
Seguinos