Cuando parece que ya no puede sorprendernos, Emanuel Ginobili sale con otra genialidad. Esta vez, los ojos de los tres árbitros no alcanzaron para ver el perfecto triple que clavó Manu en el partido entre San Antonio y Nueva York.

El ya legendario número 20 de los Spurs se paró detrás de la línea de tres y efectuó un lanzamiento que no se sabe bien si quiso ser asistencia o tiro al aro. Lo cierto es que la pelota entró más limpia que de costumbre. Tanto que los árbitros no vieron el tanto y el juego continuó como si nada.

Tuvo que insistir Manu en la protesta para que se detuviera el juego y se observara lo que realmente ocurrió. 

Sin dudas, el bahiense está pasando por un momento tan brillante de su carrera, pese a haber superado los 40 años, que le salen hasta las carambolas más extrañas.