Fútbol

AFA: destrozada, desorganizada y sin rumbo

El 2016 fue un año bisagra en la historia de la casa madre del fútbol argentino. Quebrada, con miles de deudas, acéfala y al borde de perder todo tipo de control sobre las instituciones. Los dirigentes están cruzados por intereses diferentes, mientras que aún sigue sin poder elegir a un Presidente. 

La muerte de Julio Humberto Grondona destapó todas las cañerías que estaban llenas de mugre, pero que el Dueño sabía cómo llevar la casa sin que todo el circuito explotara. Al lado del él crecieron dirigentes obsecuentes que nunca osaron levantar la voz cuando veían que algo era incorrecto. Antes de la muerte del creador de la célebre frese "todo pasa", muchos los criticaban. Tras su fallecimiento, aquellos críticos sostuvieron que había sido uno de los mejores dirigentes.

A partir de ese entonces, la Asociación del Fútbol Argentino (AFA),ingresó en un laberinto que al parecer no tiene salida. Luis Segura tomó las riendas de la presidencia. Desde el primer minuto fue objeto de reprobación. El fútbol argentino comenzó un camino descendente en todas sus formas.

Todo el fútbol local, desde la Primera hasta las ligas del interior, se vieron afectadas en su organización. Tras la denuncia de la diputada Graciela Ocaña por el faltante de 300 millones de pesos, el Fütbol para Todos quedó bajo la tormenta. Este año, el Gobierno había prometido continuar con el desarrollo del programa con más plata para los clubes luego de una ardua negociación que demoró el comienza de la actividad.

Sin embargo, Fernando de Andreis, Secretario de la Presidencia de la Nación; Fernando Marín, designado como titular del FPT y Armando Pérez, presidente de la Comisión Fiscalizadora, llegaron a un punto intermedio para que le llegue a los clubes 2.500 millones de pesos para 2016.

Los clubes, alegres por el dinero fresco sin pensar a futuro, hicieron sus contrataciones y finalmente el espectáculo empezó. Pero no todo fue sencillo. En el medio, equipos del Ascenso Unido, comandados por Claudio Tapia y el vicepresidente de Nueva Chicago, Daniel Ferreiro, avisaron que si no se cumplía lo pactado en cuanto al reparto de dinero, ellos no podrían seguir jugando.

Cr�dito T�lam.
Cr�dito T�lam.

Habían llegado a un acuerdo con los representantes de Primera para que hicieran un aporte dentro de un Fondo Solidario, pero claro, nadie quiso perder ni un peso dentro de la situación.

Además, en medio de toda la marea, la AFA fue intervenida por decisión de la jueza María Servini y por la misma FIFA que designó a dos veedores para acompañar a la Comisión Fiscalizadora y así lograr una transición lo más tranquila posible. En los papeles, en la realidad esto no sucede.

¿Cuál es la situación actual?

Gran parte de los dirigentes presiona para que se convoque a Asamblea para modificar e estatuto de la AFA y llamar a elecciones, aunque el problema de fondo no está en quién se siente en el sillón que dejó vacante Julio Humberto, sino cómo hacer parar lograr más dinero.

El Gobierno de Mauricio Macri ya definió que no pondrá más un peso por lo que el Fütbol para Todos pasará al olvido pronto. Las cadenas Fox y Turner se movieron rápido en el tablero y acercaron su oferta aunque no convenció. Los clubes piden no menos de 3.500 millones de pesos para poder repartirse.

En el medio exigen un fuerte resarcimiento al Estado por cancelar el contrato del dinero. Uno de los grandes errores de la AFA, quizás, fue haber negociado con el Estado. 

También ingresó en el campo de batalla ESPN. Pero no se retomarán las negociaciones hasta mediados de enero cuando todos estén sentados en sus cómodos sillones. Aunque si no se lográ una cifra cercana a ese monto, dificilmente comience a rodar el balón.

¿Cómo es la actualidad de los clubes?

La gran mayoría de las instituciones no llega a fin de mes. Tienen los números en rojo y cerraron fin de año con el balance en negativo. Muchos no están al día con los sueldos y otros al borde de la convocatoria, como el caso de Quilmes.

Independiente sigue siendo uno de lo que más deda registra, pero no es el único. Quienes hace un puñado de años eran clubes insignia, hoy están al borde de que todo estalle.

La gran crítica del Ascenso es que se le prometió un dinero que nunca le llegó por lo que pagar los operativos de seguridad y poner en funcionamientos sus estadios, les es muy costo. A diferencia de ellos, los grandes y no tanto, hacen contrataciones millonarias y sin pudor. Lo que marca un abismo entre todas las categorías. 

Ahora se vendrá el parate de fin de año, pero sin nada definido toda esta historia promete aún más capítulos.

Noticias relacionadas
Noticias de “AFA”
Seguinos