Así fue el impresionante recibimiento en el Kempes
Así fue el impresionante recibimiento en el Kempes

Cumplido el horario, los dos equipos salieron al campo de juego. Ya estaba armado el espectáculo con fueron artificiales incluidos pero además las dos hinchadas hicieron su propio show. Mira el color de las tribunas. 

El estadio cordobés Mario Alberto Kempes presentó un marco espectacular con cerca de 60.000 lugares agotados y con las dos hinchadas siendo parte de una fiesta que le puso color y calor a la final de la Copa Argentina entre River Plate y Rosario Central.

Los hinchas millonarios, que desde ayer inundaron las calles de la capital cordobesa, tuvieron unos 30 mil tickets que agotaron en pocos días para llenar la platea alta y baja Roberto Gasparini y toda la cabecera Luis Artime.

Los rosarinos, en cambio, llegaron a la ciudad en horas de la mañana y al mediodía, y por eso arribaron al estadio al momento que se abrieron las puertas y fueron ocupando rápidamente la cabecera Daniel Willington y las dos plateas que llevan el nombre de Osvaldo Ardiles.

Por su parte, los equipos de River y Central llegaron al estadio Mario Kempes una hora antes del inicio de la final de la Copa Argentina en medio de una locura de gritos y cantos de las hinchadas que no agotaron todas las casi 60 mil entradas.

El equipo Canalla arribó al Kempes primero con toda su gente asomada sobre el playón de ingreso en la platea Osvaldo Ardiles y con los jugadores gritando y saltando junto a su gente desde dentro de micro.

Los primeros en bajar y gritar con los hinchas fueron algunos integrantes del cuerpo técnico, luego se sumaron algunos jugadores, quienes mientras caminaban hacia el vestuario se golpeaban el pecho, en especial Marco Ruben y Giovanni Lo Celso, los más ovacionados.