Fútbol

River ganó un partido tremendo, se consagró campeón y jugará la Copa Libertadores

En el mejor encuentro del año, el Millonario venció a Rosario Central 4-3. Jugador al límite, de ida y vuelta. Hubo polémicas, goles y rojas. Todo lo que necesitaba una final. El Canalla lo tuvo, pero se le escapó. Gran acierto del Muñeco con el ingreso de Iván Alonso.

Crédito: Télam
Crédito: Télam

Son los grandes partidos que entran en la historia del fútbol. El que jugaron en la noche del jueves en el estadio Mario Alberto Kempes River y Rosario Central por la Copa Argentina fue uno de ellos. Paso de todo, jugaron y dejaron hasta la última gota. Hubo grandes goles y goleadores. Pero el que se quedó con la victoria fue el Millonario por 4-3. El Canalla se lleva su tercera derrota al hilo en este tipo de definiciones, sin embargo hoy no se puede reclamar nada.

Los dos empezaron con las pulsaciones a mil. Con algunas imprecisiones de los dos lados, pero la movilidad emocionaba, contagiaba. El primero en abrir el marcador fue el conjunto de Marcelo Gallardo. Atacó Central, todo pidieron penal sobre Teo Gutiérrez pero el Millonario salió rápido y Patricio Loustau sancionó penal de Musto sobre Driussi.

Lucas Alario nunca dudó, se hizo cargo y abrió el marcador. Allí el elenco de Núñez manejaba con tranquilidad pero una desatención de Augusto Batalla derivó en la igualdad del conjunto de Eduardo Coudet.

Allí los nervios estaban bien arriba. La Academia empezó a manjar el balón y cuando el marcador decía 30, Marco Ruben puso el 2-1 con una fantasía.

Pero antes del cierre de la primera parte, habría algo más. Otra vez el árbitro del encuentro sanció falta sobre Alario al borde del área. Nuevamente el goleador se hizo cargo, Sebastián Sosa no adivinó y así estampó el 2-2 antes del cierre de los primeros 45 minutos.

El 2-2 de Alario

Ya en el complemento, otra vez la escuadra rosarina se puso arriba. Augusto Batalla volvió a fallar y Marco Ruben aprovechó para poner el 3-2. Allí parecía que se terminaba todo, que la Copa Argentina se iba para Rosario.

Crédito: Télam
Crédito: Télam

Pero habría más. Lucas Alario, otra vez volvió a gritar. Hat Trick para el delantero que pide pista.3-3, locura, emoción, ya no había posibilidad de estar sentados en el Kempes.

Marcelo Gallardo decidió mandar a la cancha a Iván Alonso. Así como erró en el Superclásico con los cambios, esta vez acertó y el uruguayo marcó el 4-3 definitorio para lograr el título, la consagración, el pasaje a la Libertadores y seguir cosechando laureles. 

Noticias de “River”
Seguinos