Fútbol

Los Pumas cayeron ante Escocia en un partido muy parejo

El equipo argentino perdió por 19 a 16 en un final polémico. Este encuentro significó el tercer partido de la gira de noviembre. Ahora resta el choque ante Inglaterra en Londres.

Fresco estaba el recuerdo, una suerte de herida deportiva abierta. El último partido en Murrayfield fue una lección para Los Pumas. Escocia les anotó 40 puntos en 2014. Los argentinos volvían al reducto del Cardo luego de dos años sin enfrentamientos entre ambos equipos.

Argentina y Escocia, ubicados en la octava y novena posición del Ranking, respectivamente, sabían que quien se llevara este duelo tendría la posibilidad de esperar un sorteo un poco más favorable con vistas a la Rugby World Cup de Japón 2019.

¿Cuál fue el problema principal en el partido ante Gales? No fue ni la derrota en sí, ni el desorden generalizado, ni los errores no forzados que se sucedieron a lo largo de los 80 minutos. No. El gran enemigo de Los Pumas ante los Rojos fue que el equipo conducido por Daniel Hourcade no desarrolló para nada el juego que se propuso en la previa.

Esta vez Argentina repetía el mismo equipo que arrancó jugando contra Gales. Con apenas 1 grado centígrado de temperatura, se esperaba un partido bien diferente desde lo táctico y lo físico: Escocia es un seleccionado que juega más parecido a Los Pumas, con mayor agresividad en ataque y dinámica de juego en velocidad. Y el comienzo del juego así lo demostró.

Los escoceses fueron a buscar el partido desde el primer minuto, con mucha precisión en los pases, atacando las recepciones de Los Pumas y empujando cada formación. Esa iniciativa dio pie a que Greig Laidlaw, en el albor del partido, abriera el marcador con un penal, 3-0. El mejor juego de la albiceleste era con balón en mano, pero los locales no lo permitían. En la sucesión de desórdenes, los locales seguían sacando tajada en el volumen de juego. Durante los primeros quince minutos, toda la disputa ocurrió en terreno argentino.

Con el paso de los minutos, y ya promediando la primera parte, Los Pumas emparejaron el desarrollo del encuentro pero sin conseguir materializarlo en el marcador. La férrea defensa escocesa no cometía errores y mantenía su zaga en cero. A los 27 y tras un scrum colapsado por la defensa albiceleste, llegó el penal convertido nuevamente por Greig Laidlaw, para que el marcador se estirase a 6-0.

Sin embargo Los Pumas reaccionaron de inmediato con un ataque tremendo entre Cordero, Hernández y Orlando, quizá una de las jugadas más lindas hasta ese momento, la que llevó a la visita al umbral del ingoal. El try no llegó, Argentina apostó a la potencia en el scrum para descontar, pero no salió del todo bien y la jugada se diluyó. Era el mejor momento de la visita en el partido. El premio llegó en el epílogo de la primera etapa, con un penalazo de Nico Sánchez desde 46 metros, nada menos. Argentina acortaba distancias, 6-3. Con este penal, Sánchez se convirtió en el tercer goleador histórico de Los Pumas.

 

Segundo tiempo

En la segunda mitad parecieron cambiarse las camisetas. La agresividad con que Escocia arrancó en el primer tiempo, se tradujo en forma similar pero esta vez en favor de Los Pumas. El pick and go de la visita, intentando demoler la defensa azul, era la carta a mostrar. De esa agresividad llegó un penal, que Nico Sánchez tradujo en puntos, para llevar el encuentro a la igualdad en 6.

A los 9 minutos, tras una maravillosa patada de Hernández, la guinda le picó perfecta a Orlando casi sobre la línea, donde el 13 tomó el balón, quebró la cintura dos veces y cayó de palomita bajo los palos. Excelente try de Los Pumas que fue convertido a posteriori por Nico Sánchez, para así redondear el resultado a favor, por primera vez en el partido, 13-6.

De inmediato se dio el mejor momento de la albiceleste en lo que iba de juego. Gran manejo, precisión de pases, volumen de juego, agresividad y potencia, sorprendían al equipo escocés. Sin embargo, Escocia reaccionó pronto, y en una acción mano a mano, fue Sean Maitland quien apoyó en la frontera del ingoal. Luego Greig Laidlaw convirtió de forma impecable, para poner nuevamente la igualdad en el marcador, 13 a 13.

Promediando la etapa final, otro golazo de Nico Sánchez puso a Los Pumas nuevamente al frente tras convertir un penal desde una posición muy compleja. Así Argentina pasaba al frente por 16 a 13.  Sin embargo, los locales, heridos en su amor propio, salieron a buscar denodadamente el partido. La presión local buscaba sacar alguna ventaja ante la desesperación defensiva de la visita, que por momentos pecaba de impaciencia e imprecisión.

El partido ganaba en dramatismo. En el afán por no dejar caer la zaga, Los Pumas cometieron un penal que el infalible Greig Laidlaw tradujo en puntos. Otra vez empatados, 16 a 16, a falta de quince minutos para el cierre.

El disciplinado tacle puma era el camino que trataban de imponer los conducidos por Hourcade.  A los 32, y a causa de la potencia defensiva de Los Pumas, Finn Russell apeló a un drop a los palos, que resultó fallido. Durante los últimos minutos, los errores se sucedieron en ambos lados, y las fricciones también. Escocia consiguió un penal tras una formación confusa, y Laidlaw tomó el balón con intenciones de no dañar su 100% de eficacia en el partido. Pero insólitamente el balón dio en el poste. Del tumulto posterior, Russell volvió a probar el drop y Julián Montoya, en una acción de tapón gigante, derrumbó las intenciones del 10 local.

Así, con uñas y dientes, en un vibrante final, Escocia se quedó con la última pelota del partido. En una decisión muy polémica, el árbitro concedió un inexistente penal en favor de los locales para que Laidlaw convirtiese un penal más, que significó la victoria de los azules por 19 a 16.

Injusto final para un partido que llevaba el cartel de un empate cantado. Pudo ser para Los Pumas, pero se lo llevaron los locales. Este resultado significó la segunda caída consecutiva en la ventana de Noviembre. El próximo y último encuentro será nada menos que ante Inglaterra, en Londres.  

Formaciones

 
Argentina: 15 Joaquín Tuculet, 14 Matías Moroni, 13 Matías Orlando, 12 Juan Martín Hernández, 11 Santiago Cordero, 10 Nicolás Sánchez, 9 Martín Landajo, 8 Facundo Isa, 7 Javier Ortega Desio, 6 Pablo Matera, 5 Matías Alemanno, 4 Guido Petti, 3 Ramiro Herrera, 2 Agustín Creevy (c), 1 Lucas Noguera.
Entrenador: Daniel Hourcade.
Suplentes: 16 Julián Montoya, 17 Santiago García Botta, 18 Enrique Pieretto, 19 Leonardo Senatore, 20 Juan Manuel Leguizamon, 21 Tomás Cubelli, 22 Jerónimo De la Fuente, 23 Juan Pablo Estelles.
 
Escocia: 15 Stuart Hogg, 14 Sean Maitland, 13 Huw Jones, 12 Alex Dunbar, 11 Tommy Seymour, 10 Finn Russell, 9 Greig Laidlaw (c), 8 John Barclay, 7 Hamish Watson, 6 Magnus Bradbury, 5 Jonny Gray, 4 Grant Gilchrist, 3 Zander Fagerson, 2 Fraser Brown, 1 Allan Dell.
Entrenador: Vern Cotter.
Suplentes: 16 Ross Ford, 17 Alex Allan, 18 Moray Low, 19 Tim Swinson, 20 Ryan Wilson, 21 Ali Price, 22 Pete Horne, 23 Tim Visser.
 
Arbitro: Ben O’Keeffe (Nueva Zelanda).
Jueces de línea: Jérôme Garcès y Thomas Charabas, ambos de Francia.

Noticias de “Los Pumas”
Seguinos