Fútbol

La Selección retrocedió casilleros y aún no sabe jugar sin Messi

El conjunto nacional volvió a quedar en deuda. Esta vez ante Paraguay y en condición de local. Fue una derrota histórica que además al día de hoy la ubica lejos de Rusia. 

Crédito Télam
Crédito Télam

Parece difícil no caer en el oportunismo mediático típico luego de una derrota de la selección argentina. Es fuerte hacer elucubraciones sobre la 'traición' de Edgardo Bauza así mismo o afirmar vehemente que este es un grupo de 'camarilleros'.

Está claro. No es una derrota más. El 0-1 ante Paraguay significó la caída al quinto puesto de las eliminatorias. Muy cerca quedó el rival de anoche (un punto) y Chile a solo dos unidades.

El fixture no es muy alentador pensando en los puntos que se escaparon en el camino. Brasil (en Belo Horizonte) Colombia (San Juan), Ecuador (Quito), Uruguay (Montevideo) y Chile (aun sin sede). Además no hay que olvidar el viaje a La Paz.

 

Deben rodar cabezas? No parecería ser la solución, aunque bien valdría incorporar variantes

Todo esto supone un fuerte interrogante: ¿para qué está este equipo? Parece haber retrocedido Varios casilleros. La actuación de ayer se pareció más al conjunto dirigido por Sergio Batista que al que llegó a las finales de la copa del mundo (Brasil 2014) y dos copa América (Chile 2015 y Estados Unidos 2016).

¿Deben rodar cabezas? No parecería ser la solución, aunque bien valdría incorporar variantes. Ángel di María no es ni la mitad del jugador que rinde en PSG. Sergio Agüero y su triste participación en Córdoba lo deja a un paso de quedar afuera para reflexionar un tiempo.

Lucas Alario, Mauro Icardi, Nicolas Gaitán y Paulo Dybala se merecen más tiempo en cancha. Son la sangre joven que llega. Matías Kranevitter es otro que va sumando tiempo en cancha pero no logra convencer del todo. Erik Lamela tiene varios paridos encima aunque poca continuidad.

Hay más nombres tanto en el ámbito local como en el internacional que quizás se merecerían una oportunidad. Joaquín Correa, Jonathan Schunke, Giovanni Lo Celso, por citar algunos casos. Son jóvenes, tendrán que esperar pero en posible que una renovación paulatina de nombres haga despertar a los más “veteranos”.

Atrás la alternativa de Martín Demichelis y Mateo Musacchio no dio la seguridad que si muestran Nicolás Otamendi y Ramiro Funes Mori. Vale destacar que fue la primera vez de la dupla central de Micho y del defensor del Villarreal.

En el medio campo, padeció el “síndrome maradoniano” de no disponer de hombres que recuperen el balón y generen juego. Tras la derrota de ayer, quedo confirmado que cuanto más delantero menos poder ofensivo hay.

El único creador nato fue Ever Banega que se encendió de a ratos. Se entiende que el entrenador busca un equipo, pero para ello no debería tener el complejo de no citar a otros jugadores. Ayer no hizo uso de los tres cambios. Usufructuó solo dos. Quizás las respuestas no estaban en el banco. Allí, error del Patón. Erik Lamela.

Padeció el “síndrome maradoniano” de no disponer de hombres que recuperen el balón y generen juego

Antes eran Marcelo Bielsa, también Alejandro Sabella, luego Gerardo Martino y ahora Bauza. Todos con muchos laureles, con convicciones fuertes, con buenos resultados pero todos fueron criticados, masacrados.

Bauza es el artífice del equilibrio. Al menos así lo presenta él y sus equipos. La selección parece ser la excepción. Ante Venezuela se destacó la entrega del equipo al igual que ante Perú donde no fue brillante pero estuvo muy cerca de los tres puntos.

Frente a Paraguay todo quedó en el olvido. Nadie mostró ganas, amor, ni por sobre todo, juego. Lo más importante. Se puede tener mucha entrega, pero sin una idea clara de lo que se quiere el rumbo está perdido.

Falta mucho para Rusia: 8 partidos. Sin embargo al menos cinco de ellos se presentan como de alta intensidad.

El efecto AFA llegó a la selección mayor. Armando Pérez hablo del 'más potable'. El caos institucional, la crisis económica y las nulas soluciones a futuro son un pequeño reflejo de la Selección.

El entrenador es responsable, no el culpable. ¿Qué carga puede tener si lleva dirigidos solo cinco encuentros?

El entrenador es responsable, no el culpable. ¿Qué carga puede tener si lleva dirigidos solo cinco encuentros? Fue el único que se animó a agarrar la “papa caliente”, aunque Bauza debe ser consciente que el banco de la selección demanda y exige.

Lionel Messi parecería ser la carta mágica para resolver todo el problema pero con él solo no basta. Leo no puede solo por más inspirado que esté. El equipo necesita y debe aprender a jugar sin el as de espadas. No tiene sentido que haya una dependencia total. En un torneo todo puede pasar y el funcionamiento tiene que girar en torno al conjunto no al individuo.

La cima aún está lejos, los cambios se producen de manera paulatina pero en el fútbol y en este tipo de competiciones los resultados son urgentes.

Noticias de “Selección Argentina”
Seguinos