"Hay situaciones que no dan para más", se quejó Eduardo Domínguez luego de haber anunciado su desvinculación como director técnico de Huracán. Es un desgaste, hace cuatro años que estoy en el club y no hay marcha atrás", concluyó el entrenador en su despedida.

Aunque evitó referencias explícitas a su mala relación con el presidente del club, Alejandro Nadur, el DT consideró que "cómo se dieron las cosas, cada uno sabe, cuerpo técnico y dirigentes, que es lo que hizo bien y lo que hizo mal". 

"Es difícil explicar el por qué de mi decisión cuando no se está en el día a día, no es algo puntual, son un montón de gotas que rebalsaron el vaso. No soy hipócrita, no puedo venir acá y decir que está todo bien cuando no lo está", reafirmó el entrenador en el predio deportivo "La Quemita", después de despedirse del plantel.

La relación entre Domínguez y Nadur sufrió un profundo deterioro durante el último mercado de pases, tras la partida de figuras como Ramón "Wachope" Ábila y Cristian Espinoza combinada con el arribo -tardío- de jugadores que no colmaban las expectativas del cuerpo técnico.

Domínguez se retiró como futbolista con la camiseta del "Globo" en agosto de 2015 para asumir de inmediato la dirección técnica en reemplazo de Néstor Apuzzo, que ahora podría reemplazarlo de manera interina hasta que se defina el nuevo DT.

En su ciclo de 52 partidos (nacionales e internacionales), ganó 18, empató 22 y perdió 12. Sus mejores resultados se dieron en el plano continental con la final alcanzada en la Sudamericana 2015 y los octavos de final en la Libertadores de este año.