Boca apunta todos sus cañones a la Copa Libertadores. Y en la previa del primer choque de los octavos de final ante Cerro Porteño, el Xeneize tuvo dos grandes dolores de cabeza, que le durarán varios meses: las lesiones de Andrés Cuba y Fernando Gago, quienes no volverán a actuar en el certamen continental.
 
Cubas tiene una lesión ligamentaria en el tobillo derecho y estará de dos a tres meses afuera de las canchas. En tanto, Gago volvió a romperse el Tendón de Aquiles y no podrá estar hasta fin de este año
 
 
Por la lesión de Gago, quien sería operado entre martes o miércoles por el doctor Jorge Batista, la dirigencia xeneize sigue con gestiones para conseguir un cupo extra para reemplazarlo. Las opciones son mínimas ya que en caso de ser aprobado el pedido tendría que ser un futbolista libre o uno del ámbito local con permiso especial de la Asociación del Fútbol Argentino (AFA) que no haya jugado esta edición de la Copa Libertadores de América con otro equipo.
 
Es por eso que la dirigencia busca actuar rápido para ofrecerle al cuerpo técnico una solución ante la baja de dos piezas clave para el mediocampo. Encima Cristian Erbes sigue luchando con la lesión crónica en su rodilla y Rodrigo Bentancour se recupera de un esguince en la rodilla derecha
 
¿A dónde apunta Boca? Uno de los primeros futbolistas ofrecidos es Fabián Rinaudo, mediocampista de Gimnasia. Sin embargo, el presidente del Lobo Daniel Onofri, salió al cruce y aclaró que ningún dirigente de Boca se comunicó con él por el pase del mediocampista. 
 
 
"Nadie de Boca habló con nosotros por el pase de Rinaudo. Nos enteramos por el periodismo del supuesto interés por Fabián", aseguró en diálogo con TyC Sports. "Igualmente queremos que se quede con nosotros y él nos dijo que volvió a Gimnasia porque se formó acá. Pero esto es fútbol y puede pasar cualquier cosa", agregó.
 
El dueño del pase de Rinaudo es Sporting Lisboa de Portugal, aunque llegó al conjunto platense tras jugar a préstamo en Catania de Italia. "No hay chances de que quede libre, estamos retrasados con algunos sueldos, pero es algo normal del fútbol argentino", finalizó Onofri. 

Boca solo podría incorporar a un jugador que esté libre por falta de pago, aunque la dirigencia que encabeza Daniel Angelici gestiona por estas horas un permiso especial ante la FIFA.