El presidente de la FIFA, el suizo Gianni Infantino, se manifestó hoy "consternado" y negó las acusaciones en su contra por su presunta participación en una transferencia de fondos referida en los Panamá Papers, investigación periodística que puso de manifiesto la existencia de empresas offshore en distintos paraísos fiscales.

"Estoy consternado y no acepto que mi integridad sea puesta en dudad por ningún medio, a tal punto que la UEFA ya reveló en detalles todos los hechos relacionados a este contrato", aseveró Infantino.

El abogado suizo fue vinculado por el diario inglés The Guardian con un rol en sospechosos acuerdos relativos a los derechos de TV que incluyeron transferencias de dinero a empresas offshore durante el período 2003-06. "Como ya dije, nunca tuve relación con Croce Trading ni con sus propietarios y el caso fue dirigido por el Equipo de Marketing de la UEFA", insistió Infantino en un comunicado difundido por la FIFA.

"Estoy consternado y no acepto que mi integridad sea puesta en dudad por ningún medio"

"Quiero agregar que ni la UEFA ni yo jamás fuimos contactados por alguna autoridad en relación a estos contratos particulares. Además, como los mismos medios reportaron, no hay prueba alguna de eventuales irregularidades de parte de la UEFA y de mi persona en esta materia", completó Infantino.

El presidente de la FIFA, por último, resaltó que en cuanto se enteró de las últimas investigaciones se contactó con la UEFA para tener claridad al respecto. "Lo hice porque ya no formo parte de la UEFA desde hace un tiempo, y son ellos quienes poseen todas las informaciones contractuales relativas a esta investigación", precisó el ex secretario general de la entidad continental.

"En tanto, la UEFA anunció que inició una investigación sobre sus numerosos contratos comerciales y respondió a todas las preguntas de los medios relativos a los contratos mencionados", concluyó Infantino.