Una selección argentina jugará de local en Londres. Parece una broma de mal gusto, pero no lo es. Lo cierto es que Los Pumas recibirán a Australia en el mítico y muy inglés estadio de Twickenham, el sábado 8 de octubre de este año cuando se enfrenten en la última fecha del torneo Rugby Championship 2016. 

La decisión de la Unión Argentina de Rugby causó sorpresa y no pocas críticas, aunque el presidente de la entidad, Carlos Araujo, la calificó como “algo fantástico para la UAR".

"Ese estadio es la Catedral del Rugby. El interés en la tierra donde nació nuestro juego de contar con la presencia de Los Pumas, habla del gran crecimiento que tenemos. Estaremos llevando toda la historia de nuestro rugby  y la del hemisferio Sur al hemisferio Norte junto a los Wallabies, en un hecho sin precedentes. Estamos muy agradecidos a la Rugby Football Union por permitirnos ser locales en su estadio”, señaló Araujo.

La decisión puede ser vista de varios focos, y así de disímiles pueden ser sus interpretaciones. En términos simbólicos, es cierto que, como dice el presidente de la UAR, representa un golpe del rugby del Sur sobre el Norte, uno nuevo después de que las cuatro naciones de nuestro Hemisferio coparan las semifinales de la Copa del Mundo de Inglaterra el año pasado. Pero también acarrea cierta incomodidad para el sentimiento nacional.

Pero más allá de lo simbólico, está lo estrictamente deportivo. Si bien representará una chance de revancha para Los Pumas en el mismo escenario donde los Wallabies les ganaron la semi del último Mundial, dejará al público argentino sin la oportunidad de ver a su seleccionado en un espectáculo de primer nivel.

Este año tendremos muchos partidos de rugby de alto nivel en nuestro país. Hay siete encuentros del Personal Super Rugby en este comienzo de la temporada. En junio viajaremos con Los Pumas por diferentes puntos del país y luego seguiremos con la misma idea para los dos partidos del Personal Rugby Championship ante Sudáfrica y Nueva Zelanda”, dijo Araujo.

Pero no es seguro que sean Los Pumas los que afronten todos los compromisos internacionales en casa, ya que es probable que algunos de los test de la ventaja de junio se jueguen con Argentina XV, el segundo seleccionado argentino.

La razón de la mudanza es netamente económica. Araujo ya lo había admitido un mes atrás, cuando todavía era una posibilidad, y como tal había generado controversia entre los jugadores. "Sí, lo digo abiertamente para que no haya ninguna duda ni doble discurso", respondió ante la pregunta de si era un tema netamente económica, en una entrevista con el sitio A pleno rugby.

A varios de los jugadores del seleccionado les habría gustado jugar ese partido en Argentina. Pero con la decisión consumada, expresan su apoyo. “Siempre queremos jugar en el país porque nos encanta y disfrutamos mucho, pero es un honor para nosotros que nos hayan invitado a jugar en ese estadio nuevamente. Es muy significativo que un país como Inglaterra acepte que Los Pumas sean locales en Twickenham. Ese estadio es un lugar histórico para el rugby y jugar ahí será un gran desafío”, resumió el capitán Agustín Creevy.

 ¿Regreso al Monumental?

El Rugby Championship volverá este año a su formato original jugando todos contra todos en partidos de ida y vuelta. El de Londres, será el cierre de la temporada y la segunda vez que el seleccionado nacional juegue como local en Inglaterra. En junio de 2009, recibió en el estadio de Old Trafford, en Manchester, al seleccionado de La Rosa.

Para los otros partidos como local, está confirmado el estadio de Salta para recibir a los Springboks sudafricanos, mientras que es casi un hecho que Los Pumas volverán al Monumental de River Plate para tratar de ganarles por primera vez a los All Blacks neozelandes.