Cuando apenas queda un día y unas pocas horas para que se suba el telón y se lleve al cabo el duelo que protagonizarán la Selección Argentina y su par de Bolivia por la sexta fecha de las Eliminatorias Sudamericanas para la Copa del Mundo de Rusia 2018, el césped del estadio Mario Alberto Kempes de Córdoba permanece todavía y pese a los intensos trabajos contrareloj con problemas y hay precocupación tanto por parte de los jugadores como del cuerpo técnico nacional.

El campo de juego todavía tiene sectores castigados pese al intenso trabajo de los especialistas que envió la Asociación del Fútbol Argentino (AFA), particularmente en la parte central en la que se observa la ausencia del color verde que sí tienen otros sectores.

"La decisión fue jugar en Córdoba, se avisó a FIFA y ahora no se puede cambiar. No digo que esté 10 puntos, pero la cancha va a estar bien", aseguró Luis Segura, el presidente de la Asociación del Fútbol Argentino (AFA).

No obstante, las imágenes demuestran que el estado del campo de juego no es el mejor para la puesta en escena del equipo liderado por el astro Lionel Messi.