Huracán se empeña en mantener viva la ilusión. Da cuenta de ello el encuentro de esta noche en La Paternal ante Argentinos Juniors donde si bien lejos estuvo de pasar por encima a su rival de turno, tuvo un andar parejo. No logró ser constante en posiciones de ataque, pero tampoco terminó acorralado contra su propio arco.

A veces hay que saber sufrir. Desde el accidente en Venezuela que podría haber terminado en catástrofe pero quedó apenas en anécdota, los hombres quemeros se juramentaron dejar todo por la camiseta del Globo y desde entonces han mostrado una versión que los catapultó a los puestos de vanguardia. Los de Parque Patricios pueden ganar, perder o empatar, pero venderán cara la derrota. Ya nadie se lleva puesto al equipo de Eduardo Domínguez.

Hoy jugó mal, igualmente sumó. En la previa Huracán apostaba al triunfo ante un dueño de casa con once partidos sin victorias. Noventa minutos más tarde, el punto no le cayó mal al Globo. Sigue a tiro del líder Lanús cuando todavía le resta cruzarse justamente con el equipo de Almirón.