La exagerada sanción que le impusó la FIFA a Luis Suárez no podrá detener su marcha imparable a consagrarse como uno de los  centrodelanteros más contundentes de la historia del fútbol sudamericano. Después de mucho tiempo sin jugar, Luisito volvió y estableció una nueva marca: llegó a los 17 goles por eliminatorias y se transformó junto a Iván Zamorano en el tercer goleador de la historia de la competencia.

No quedan muchas dudas de que el uruguayo se convertirá tarde o temprano en el máximo goleador histórico. El segundo puesto lo ocupa el chileno Marcelo Salas con 18 y el primero el argentino Hernán Crespo con 19. Más temprano que tarde los superará.

Los únicos jugadores que podría complicar a Suárez a su paso a la historia grande es su compañero de Barcelona Lionel Messi, quien acumula 14.