La confirmación de Emanuel Ginóbili en los próximos Juegos Olímpicos de Río de Janeiro fue una suerte de caricia al alma del público argentino que sigue con ansias los pasos del seleccionado argentino de básquet. El anuncio fue tan reconfortante como inesperado, teniendo en cuenta las palabras del propio deportista, que hace un año señaló que estaba “un 98 por ciento afuera” del equipo nacional.

¿Cuál fue la razón para que el bahiense tome la decisión de vestir nuevamente la camiseta con la que alcanzó la gloria en Atenas 2004? En una charla con La Nación, Manu reveló los motivos que lo llevaron a decir ‘presente’. 

La primera causa que lo llevó a rever su participación en los Juegos se debe a la exitosa recuperación de su físico. “Cuando hablé de estar 98% afuera de la selección, es porque pensaba que me retiraba. El hecho de que no lo haya hecho hace que las chances de pensar en la selección aumenten”, marcó el nacido en Bahía Blanca.

En ese sentido, advirtió: “Soy un jugador activo. Si estaba retirado, no había nada. Mi cabeza iba por ese camino. Ahora es diferente, me siento bien”.

Otro de los motivos se debe al sentido de pertenencia de un seleccionado que hizo historia.

“Que haya jugadores con los que compartiste tantas cosas hace que todo sea más cercano. Qué se yo, si pasan los años y no están Luifa (Scola), Chapu (Nocioni) o Pablo (Prigioni), es decir que no queda ninguno con los que yo haya compartido cosas, no es fácil querer estar. Es como sentir que no pertenecés”, explicó.

Por último, Ginóbili remarcó las similitudes que encuentra en el juego que propone Gregg Popovich en su San Antonio Spurs y el que despliega el seleccionado nacional: “Son dos equipos que llevan jugando juntos mucho tiempo. Con una forma de juego, con una estructura, una idea y que se estiró en el tiempo como casi ningún otro equipo en el deporte”.

“El compromiso con el otro, el sentir que cuando hiciste las cosas mal, desilusionás a tus compañeros y que si ganás lo hacés para tu grupo. Eso los une. Se generan cosas así en entornos donde se convive por mucho tiempo”, concluyó.