River tenía una oportunidad importante para acercarse a los puestos de arriba y mantenerse en la pelea por un lugar en la próxima edición de la Copa Libertadores de América. Sin embargo no fue un trámite sencillo ante Banfield. En el Monumental por la octava fecha igualaron 1-1 resultado que poco les sirve a los dos.

El delantero uruguayo Santiago Silva adelantó a Banfield en el marcador a los tres minutos del segundo tiempo y el atacante de River Lucas Alario selló el empate a los 47.

El conjunto de Marcelo Gallardo quedó con nueve puntos (a 8 del líder Godoy Cruz de Mendoza) y en la próxima fecha, que se reanudará luego de la doble jornada de Eliminatorias Sudamericanas 2018, visitará a Patronato de Entre Ríos. En tanto, Banfield, en la despedida de Claudio Vivas como entrenador, llegó a los 7 puntos y será local ante Colón de Santa Fe.

River, que no gana desde la quinta fecha con el 1-0 ante Independiente, tuvo un momento de quiebre en el partido que fue el penal que marró el uruguayo Mora (PT 27min) porque hasta ese instante exhibió su mejor costado con Andrés D'Alessandro como intérprete. De hecho, el arquero debutante Mauricio Arboleda le negó el gol (PT 22min) y a él le cometieron la infracción que derivó en el penal.

La intención y la idea de Banfield se profundizó en el inicio de la segunda parte con un River remendado por la lesión de Mammana que obligó a Ponzio a jugar como central. El gol de cabeza de Silva tras centro de Franco Colela fue un claro ejemplo.

A Banfield le faltó más juego y decisión para rematar el partido que se le presentó de manera ideal para lograr los tres puntos en el Monumental, cuestión que no consigue desde 2010.

La esperanza de River estuvo en D'Alessandro quien organizó juego para el ansiado empate, pero Mora no estuvo fino en la definición en un par de oportunidades. Su reemplazo por Tabaré Viudez dejó sin panorama al equipo que apostó a la altura de Alonso y el ingresado Alario, el héroe riverplatense.

En el tiro del final con pelota detenida, el ex delantero de Colón, de cabeza y con ayuda del arquero Arboleda, rescató a River de otra caída (venía del 4-1 ante el Sabalero) que solo sirvió para eso porque los de Gallardo no jugaron bien con un nuevo tropezón en el torneo que casi lo excluye de la pelea por el primer puesto de la zona 1.

Crónica y síntesis