Carlos Tevez culminó este domingo, con un muy flojo desempeño en el Superclásico, su peor semana desde que regresó a Boca Juniors. Envuelto en polémicas y en el centro de la tormenta xeneize, el Apache salió este lunes a afrontar todos los temas conflictivos que lo rodean: las declaraciones de su representante que hablaban de una posible partida en junio; su relación con el flamante DT, Guillermo Barros Schelotto; su imagen de "dueño" del club y su posición en la cancha como eje del mal momento dle equipo. Todo. 

Las declaraciones de su representante

"No me arrepiento de haber vuelto. Estoy en el lugar en el que quiero estar", expresó el delantero. "Uno se replantea muchas cosas siempre pero el que me conoce sabe que pongo el pecho. Vine a Boca a ganar mucho", indicó. Así, se refirió a las declaraciones de su representante, Adrián Ruocco, quien la semana pasada había deslizado la posibilidad de un eventual alejamiento del jugador en junio, argumentando que "a Carlos hay que cuidarlo, protegerlo", de las críticas que suele recibir.

El Apache no negó que, en situaciones difíciles, el "pensamiento de irse está", pero remarcó que es de la idea de que cuando las cosas van "hay que poner el pecho".

El rendimiento del equipo y su relación con el DT

"No estamos bien, el equipo no está bien, el equipo no genera para hacer goles", destacó el atacante, en nota concedida a Radio La Red (AM 910). ¿Cuánta responsabilidad tiene él y cuánta el cuerpo técnico?  Cuando llegó Guillermo Barros Schelotto a la dirección técnica la semana pasada, en reemplazo de Rodolfo Arruabarrena, dijo que Tevez debía jugar de 9, metido en el área. "Primero hay que generar para hacer goles, me pidieron ser 9, pero la pelota no llega", aclaró. "Trato de bajar para generar situaciones pero nos está costando", dijo.

Y fue más allá: "Físicamente, no estamos para jugar como pide Guillermo". Pero matizó sus críticas y aseguró que con el Mellizo tiene buena relación: "Me llevo bien, es un loco lindo".

Su poder en el club

Luego, Tevez salió a cuestionar a aquellos que indican que el presidente Daniel Angelici le entregó "las llaves del club".

"Yo no tengo las llaves del club. Yo entreno, hago mi trabajo y me voy a mi casa", se atajó.

Las lesiones que provocó

También ensayó un comportamiento defensivo cuando se le advirtió las lesiones que le provocó a Ezequiel Ham (Argentinos Juniors) y Ezequiel Unsaín (Newell's), ambos fracturados, aunque en el último caso resultó involuntario.

"Cuando (los periodistas) dicen lo de Ham y Unsaín, que te exponen a si fui mal intencionado, y todas las pelotudeces que se inventan, sí me molesta", se quejó Tevez.

Los insultos de los hinchas tras el Superclásico

En la noche del domingo, al regreso del Monumental a la concentración, un pequeño grupo de hinchas de Boca insultó a los jugadores, entre ellos el Apache, quien reaccionó. 

"Me saqué la ropa de Boca, salí a la puerta del hotel a buscar al hincha que me puteó a ver si me lo decía en la cara, pero no estaba".

Su estado físico

"MIentras la rodilla me deje correr, voy a estar en la cancha"