El primer festival se celebró en abril de 2008 y reunió a tan solo 20 entusiastas aficionados animados a lanzarse todos juntos en bungee jumping. Un año después la convocatoria creció y los participantes se duplicaron, mientras que en 2010 ya fueron 100 los que se juntaron para saltar del puente.  

Y este año, como para celebrar el día de la ciudad de Tver, un lugar ubicado al oeste de Moscú, con cerca de 400 mil habitantes, fueron 135 las personas que se lanzaron del puente ferroviario. Además de ser una gran locura grupal, se puede considerar como un nuevo récord, no solo en Rusia, sino en todo el mundo aunque no existe una estadística oficial que lo acredite.

 El puenting o bungee jumping consiste en saltar desde lugares elevados (puentes, edificios, antenas, montañas, etc.), sujetos mediante un arnés y una cuerda. Existen diferentes especialidades de saltos, con balanceo o péndulo, además de saltos acrobáticos.  

El fundador de este deporte extremo fue el escalador estadounidense Dan Osman, que para superar el miedo a caer por una montaña, empezó a saltar durante su itinerario.