El brasileño Neymar se convirtió en el quinto jugador en lograr la Triple Corona Dorada, compuesta por la Copa Libertadores de América, la Champions League y el Mundial de Clubes, junto a dos compatriotas suyos como: Cafú y Dida, y otro par de argentinos, Walter Samuel y Carlos Tevez.

El atacante de Barcelona de España logró con el título alcanzado frente a River coleccionar una cantidad de diferentes campeonatos que no lograron, por ejemplo, ni su compañero Lionel Messi ni el portugués Cristiano Ronaldo, los dos mejores futbolistas de la actualidad.

El primero en conseguir estas tres conquistas fue Marcos Evangelista de Moraes, mejor conocido como Cafú y que es además, de los cinco, quien más campeonatos acumula: seis.

El considerado por muchos como el mejor lateral diestro de la historia conquistó la Copa Libertadores con San Pablo consecutivamente en 1992 y 1993, años en que también logró la Copa Intercontinental (en 1992 contra Barcelona y en 1993 frente a Milan).

Precisamente en el verano de 1993 pasó de Roma a Milan y con el club Rossonero consiguió ganar la Champions y el Mundial en 2007. La vitrina de Cafú también incluye con San Pablo la Recopa Sudamericana en 1993 y 1994 y la Supercopa en 1994, una Recopa de Europa con Zaragoza en 1995 y dos Supercopas de Europa con Milan en 2003 y 2007. Además, claro, de los Mundiales con Brasil en 1994 y 2002.

Por su parte, el arquero Dida estrenó este particular palmarés en 1997 con la conquista de la Copa Libertadores en las filas de Cruzeiro. Le siguió el Mundial de clubes en 2000 con Corinthians y ya en Milan le sumó la Champions en 2003, para cerrar en 2007 ganando otra vez la Champions y el Mundial frente a Boca.

En lo que a número de trofeos se refiere, el siguiente de la lista es Carlos Tevez, hoy de regreso en Boca y que con el equipo Xeneize inauguró su registro en 2003, conquistando la Copa Libertadores frente a Santos y la Intercontinental ante Milan justamente de Dida y Cafú. En 2008, con Manchester United, logró la Champions frente a Chelsea en la tanda de penales y cerró con el Mundial contra Liga de Quito ecuatoriano.

El último, hasta la aparición de Neymar, es su compatriota y ex compañero Walter Samuel. El central argentino, que apura su carrera en Basilea de Suiza, inauguró la cuenta defendiendo la camiseta de Boca para ganar la Copa Libertadores ante Palmeiras en 2000. Fichado aquel mismo año por Roma, no disputó la Intercontinental que el Xeneize conquistó frente a Real Madrid y no fue hasta 2010 que amplió el cuadro.

El Muro ganó en el Santiago Bernabéu la Champions con Milan de José Mourinho ante Bayern Münich en mayo de 2010 y el 18 de diciembre, a las órdenes de Rafael Benítez, se proclamó campeón del Mundial de Clubes en Abu Dhabi, aunque no disputó la final ante Mazembe africano por lesión.

Y este año fue el turno de Neymar, logrando con el Mundial su tercer trofeo, como Samuel. El brasileño se estrenó con la Copa Libertadores de 2011, que ganó ante Peñarol y en la que fue considerado mejor futbolista.

Perdió la final del Mundial ante Barcelona de Josep Guardiola (aplastado por 4-0) y fichado por el club catalán cerró el 2015 ganando la Champions en Berlín contra Juventus y ayer el Mundial de Clubes frente a River, por 3 a 0. Todo un crack que ya consiguió algo que no lograron la Pulga ni CR7...