El hombre no aparece en los medios de comunicación y aunque esté en la calle, en algún pueblo o en alguna capital para el mundo de hoy es un ermitaño. Ante su doble condición de ídolo y loco más su decisión de no otorgar entrevistas, derivan en que los objetos que utiliza o los lugares que pisa también reciban cierta veneración. Y esta martes lo insólito superó los límites: el inodoro utilizado por Marcelo Bielsa en Montevideo también se convirtió en objeto de culto.

El ex director técnico del seleccionado argentino se encuentra de vacaciones en la capital uruguaya y se lo ha visto comiendo chivito en La Pasiva, visitando un shopping y corriendo por la Costanera.

Pero lo que quedará en el recuerdo del viaje será lo que sucedió en la tarde de este martes. El Loco sintió la necesidad de ir al baño y entró amablemente a pedir utilizar uno en una oficina, que resultó ser una radio. Quienes lo recibieron le dejaron utilizar las instalaciones sin notar de quién se trataba pero luego los periodistas le solicitaron entrevistarlo a lo que Bielsa se negó.

Según testimonio de algunos funcionarios de la radio, Bielsa se negó, amablemente, con el argumento de que hace 20 años que no
concede entrevistas periodísticas, aunque sí participa de ruedas de prensa, después de los partidos donde actúe su equipo.

Bielsa agradeció la gentileza de permitírsele usar el sanitario y se retiró del lugar para seguir haciendo ejercicios en la costa
montevideana, sobre el Río de la Plata.