Tras la gran victoria obtenida en condición de visitante ante Venezuela, la seleccón de Paraguay, que dirige el riojano Ramón Ángel Díaz retomó los entrenamientos y ya piensa en plantearle un partido de igual a igual en Asunción al seleccionado argentino cuando se enfrenten este martes por la segunda fecha de las eliminatorias sudamericanas. El ex técnico de River, quien desde que tomó el mando ya ha conseguido buenos resultados ante Brasil y Argentina quiere volver a posicionar al seleccionado guaraní entre los mejores del continente y volver a clasificarlo a una Copa del Mundo.

El representativo guaraní, que superó como visitante a Venezuela (1-0) en la ciudad de Puerto Ordaz, comenzó la preparación en Ypané, una localidad ubicada a unos 35 kilómetros de Asunción, en el predio 'Albi Roga' con una jornada lluviosa pero que de ninguna manera incidió en el ánimo alto del plantel y cuerpo técnico.

En ese contexto, el Pelado Díaz, su hijo Emiliano Díaz y el ex goleador Andrés Cuqui Silvera, sus ayudantes de campo, juntaron a los futbolistas y luego de una breve arenga del ex exitoso entrenador de River Plate, el plantel se dividió en tres grupos bien diferenciados. Por un lado estuvieron los que superaron a Venezuela con el gol de Derlis González, quienes trabajaron con menor exigencia, ya que se abocaron a tareas regenerativas, por otro los que no lo hicieron y por esa razón entrenaron con mayor intensidad, y por último los tres arqueros del plantel.

Barrios: "A esa semifinal llegamos con varios lesionados pero ahora estamos más fuertes que nunca para jugar de igual a igual"

Al finalizar el entrenamiento, el delantero argentino nacionalizado paraguayo Lucas Barrios habló con la prensa y adelantó que el equipo no realizará un planteo defensivo y enfrentará a la Argentina de igual a igual en el partido que se disputará el martes desde las 21 en el estadio Defensores del Chaco, de Asunción. Según la opinión del delantero, el partido será muy distinto a la semifinal de la Copa América en la que Argentina goleó por 5 a 1: "A esa semifinal llegamos con varios lesionados pero ahora estamos más fuertes que nunca para jugar de igual a igual. Encontraremos a un rival golpeado, pero no nos podemos confiar porque Argentina es una selección grande, con jugadores que pueden hacer daño"