Un día se iba a terminar, las historias de amor a veces tienen un fin. Sin embargo, a pesar de no seguir vistiendo la camiseta de River Fernando Cavenaghi no perderá lo que siente por el equipo que le dio todo y al que le dio más de lo que su físico le permitía. Volvió y volvió, ganó la Copa Libertadores y con eso tocó el cielo. 

"Este grupo va a marcar una era en el club por todo lo que hizo. Estoy orgullo por levantar la mejor copa", tiró el Torito en medio de la premiación donde se llevó al copa al jugador más valioso.

Marcelo Gallardo lo premió con lo más importante: la titularidad en la final de la Libertadores. Es por eso que el jugador de General O'Brien cerró su capítulo más importante durante su larga trayectoria deportiva.

¿Seguís? le preguntaron a Cavenaghi. "Estoy contento por levantar la más copa más importante. Pero todo se termina", un hasta luego pero el adiós nunca será.

Volvió en los momentos más duros de la institución, lo echaron y su amor persistió.