Luego de obtener el torneo de Wimbledon, el serbio Novak Djokovic, dueño del título de varones del tercer Grand Slam de la temporada y la estadounidense Serena Williams, ganadora entre las mujeres, se relajaron y realizaron un baile que dio la vuelta al mundo en apenas unos minutos.

Nole, quien no vendrá a Argentina para la serie de Copa Davis, es famoso por su buen humor y sus ocurrencias; y Serena -siempre desprejuiciada- desectrucuraron el rígido protocolo de Wimbledon, la catedral del tenis.