En Italia se volvió a dar el caso de la quiebra de un equipo más que conocido para los argentinos, aunque no solo aquí sino para el mundo entero, ya que Parma logró ser campeón de la Copa UEFA. Juventus y Fiorentina ya sufrieron casos parecidos, pero ahora el equipo de la región Emilia-Romaña pasará a jugar una liga regional denominada la Serie D

En marzo, el juez que llevaba adelante la causa había decretado la quiebra de la institución de 101 años. Tenía un plazo hasta el día lunes pero ningún comprador apareció para hacerse cargo de la deuda de 1.700 millones de euros que pesaba  sobre el club. De esta forma, dejó de existir Parma y ahora deberá comenzar en la categoría más baja del fútbol italiano, la Serie D en el amateurismo, que es una liga regional

Tuvo su época de esplendor entre 1998 y 2002. En esos años logró un subcampeonato de la Serie A, ganó tres Coppa Italia (1991-92, 1998-99 y 2001-02)  y dos UEFA (1994-95 y 1998-99).  

 En 2008 llegó el descenso tras una derrota ante el Inter que consagra campeón al neroazzurro y condena al Parma a la Serie B. Logra el ascenso rápidamente pero a partir de allí comenzaron todas las pálidas. Falta de dinero, contratos sin cobrar, el presidente Giampietro Manenti es arrestado por fraude y lavado de dinero.

Todo influyó para su desaparición. Club donde supieron brillar Juan Sebastián Verón, Hernán Crespo (goleador histórico del club), Ariel Ortega, Matías Almeyda, Abel Balbo, Roberto Sensini, Gabriel Paletta. Muchos de ellos disfrutaron las mieles de los momentos más brillantes de la época dorada y que además los catapultó a los mejores equipos de Europa. Hubo dos entrenadores argentinos que estuvieron sentados en el banco: Daniel Alberto Passarella y Héctor Cuper. 

Visitieron esta camiseta jugadores de la talla de Fabio Cannavaro, Gianluigi Buffón, Alberto Gilardino y Faustino Asprilla, entre otros.

El 22 de junio de 2016, Parma F.C. pasó al ostracismo del Calcio italiano.