Serbia se coronó por primera vez campeón mundial juvenil, tras vencer esta madrugada a Brasil por 2 a 1, con un gol a dos minutos del cierre del tiempo extra de la final de la Copa del Mundo Nueva Zelanda 2015. De esta manera, el seleccionado balcánico impidió que la Verdeamarela alcanzara a la Argentina como el máximo ganador de la categoría con seis títulos.

Los 90 minutos reglamentarios del encuentro disputado en Auckland finalizaron igualados 1-1, por los goles de Stanisa Mandic para los europeos, al minuto 70, y de Andreas Pereira para los sudamericanos, tres minutos después. Y en el alargue, fueron los serbios los que consiguieron desnivelar, gracias al tanto de Nemanja Maksimovic en el minuto 118.

Herederos del estilo de Yugoslavia, campeón Sub 20 en 1987, los serbios alzaron así su primer título en la categoría. Brasil, ganador de cinco coronas, buscaba igualar la cifra de Argentina, el máximo ganador de la historia, que en esta edición quedó eliminado sorpresivamente en primera ronda por no haber podido ganar uno solo partido, pese a llegar como campeón sudamericano.

El tercer puesto, en tanto, quedó en manos de Mali, que venció en el duelo africano a Senegal por 3 a 1.