La temporada del boxeo argentino dejó un abanico interesante de sensaciones. Triunfos, derrotas, decepciones y nuevas apariciones marcaron un camino allanado para el futuro cercano, donde varios seguirán peleando en el primer nivel.  
 
Acá repasamos la mayoría, como para contextualizar una temporada muy positiva y que dejará buenos dividendos en el futuro.
 
1) Dos derrotas consagratorias: Aunque parezca curioso, los dos choques que Marcos Maidana perdió este año con Floyd Mayweather marcaron el punto más alto de su carrera. A los 31 años y con 40 peleas en el plano profesional, el Chino consiguió dos cosas que lo ponen este año en lo más alto del podio nacional: el reconocimiento en Estados Unidos, la gran vidriera del boxeo mundial, y dos bolsas muy jugosas que le dejaron varios millones de dólares. La primera fue en mayo y la segunda en septiembre. En ambas perdió por puntos pero fue un rival muy digno para el campeón libra por libra. Su futuro es incierto aunque prometió que el año que viene volverá a subirse al ring.  
 
2) Derrota con gusto a retiro: la contracara de Maidana fue Sergio Martínez. Luego de casi un año afuera de los rings por una dura lesión en la rodilla (crónica y sin chance de recuperación total), Maravilla volvió a ponerse los guantes aunque sufrió un revés inesperado. Después de pasar por el quirófano para intentar reconstituir esa rodilla, se enfrentó con Miguel Cotto, un rival de prestigio y en mejor forma física que el argentino. Sus ilusiones de retener el cinturón de los medianos apenas le duró unos segundos. Cayó tres veces en el primer round contra el puertorriqueño y todo se derrumbó. Si bien aguantó otros ocho round, se notó que su rodilla no le permitía hacer pie en el ring y cuando estaba por salir al décimo asalto, su rincón decidió ponerle fin a esa noche negra. A punto de cumplir 40 años, Maravilla tiene chances de volver a pelear en 2015 y tratar de retirarse como se merece, con una sonrisa después de una exitosa carrera.   
 
3) La jerarquía de un veterano: es otro de los grandes nombres del boxeo argentino. Con 39 años y más de 31 peleas por un título mundial, Omar Narváez tendrá un fin de año especial: el 31 de diciembre defenderá el cinturón supermosca de la Organización Mundial de Boxeo ante el invicto noqueador japonés Naoya Inoue, titular mosca del CMB, en Osaka. Cuando el 17 de mayo de este año logró su décima defensa del título mundial supermosca WBO, al vencer al mexicano Antonio García, se convirtió en el único boxeador de la historia en defender exitosamente 10 veces, el título mundial en 2 categorías diferentes (Mosca y Supermosca). Y parece que todavía tiene hilo en el carretel.   
 
4) El sucesor de la bandera: un escalón por debajo del Chino Maidana y Maravilla Martínez se ubica Lucas Matthyse, campeón interino superligero del Concejo Mundial de Boxeo. Su estilo y poderío de noqueador (34 de sus 36 victorias fueron por la vía rápida) y con muchos seguidores en Las Vegas, este año ganó las dos peleas que disputó (contra John Molina y Roberto Ortíz). Esto lo puso en la órbita de una revancha con Danny García, quien lo venció en 2013. "No seas gallina, deja de pelear con boxeadores pequeños y pelea conmigo", reclamó Matthysse al final de la pelea contra Ortíz.   
 
5) Una nueva camada:  La renovación también llega para el boxeo nacional. Algunos protagonistas ya dieron el salto y comenzaron a pasearse por alguno de los rings de Las Vegas. Es el caso de Diego La Joya Chavez, que tuvo dos combates este año en la meca del box. El 2 de Agosto de 2014, contra Brandon Ríos perdió por una polémica descalificación cuando estaba ganando en las tarjetas de los jueces a poco del final del combate. Y hace pocos días, le dieron un inmerecido empate contra el veterano Timothy Bradley, cuando en el ring se vio claramente que había perdido. El año próximo tendrá la chance de redimirse e ir por más para seguir haciendo su camino en Estados Unidos. Otro caso es el de Jesús Cuellar. El campeón de peso pluma de la AMB ya tuvo varias defensas en Las Vegas y va por más. Por último, Jorge Sebastián Heiland le propinó un nocaut de antología al inglés Matthew Macklin, para retener el título Internacional mediano del Consejo Mundial de Boxeo (CMB). Además, se ganó el derecho de disputarle la corona al boricua Miguel Cotto, actual campeón mediano CMB y justamente vencedor de Maravilla Martínez.