River Plate hizo lo que debìa hacer: le ganó a Quilmes de visitante, pero no le alcanzó para lograr dar una seguna vuelta olímpica en una semana. En Avellaneda, los resultados no se dieron como esperaba y debió contentarse con el segundo puesto

El Millonario venía entonado con la obtención de la Copa Sudamericana el miércoles pasado y visitaba Quilmes con la intención de lograr un doblete. El único gol del encuentro lo convirtió el uruguayo Carlos Sánchez, a los 36m. de la etapa final, y el equipo de Gallardo esperaba un resultado en Avellaneda que nunca se dio.

Minutos después, el árbtiro Patricio Loustau suspendió el encuentro por falta de garantías, cuando los hinchas de Quilmes intentaban ingresar a la cancha y provocaban distintos incidentes.