Todavía no cicatriza la herida por la final perdida frente a Alemania en tiempo suplementario en la Copa del Mundo de Brasil 2014. La selección argentina tuvo algunas jugadas claras, no las supo aprovechar y terminó lamentado ese subcampeonato con sabor a poco. Lionel Messi, el estandarte de aquel equipo de Alejandro Sabella y la bandera de la nueva era de Gerardo Martino aún no puede digerir esa pesadilla.

"Nos dolió, porque lo teníamos ahí... Nos puso mal también por cómo se perdió. Porque tuvimos las oportunidades más claras para ganarlo. Si bien ellos manejaron la pelota, no nos creaban jugadas de gol. Y nosotros tuvimos la más clara. Por eso, la manera en la que se escapó lo hace más doloroso. Fue muy duro aunque haber jugado hasta el último día fue el objetivo que nos habíamos propuesto. Por ahí muy poca gente confiaba en que podíamos llegar a la final...", sostuvo la Pulga.

Messi todavía sufre por la final del Mundial de Brasil 2014 perdida frente a Alemania en tiempo suplementario.

A lo que agregó sobre la producción del combinado nacional en Brasil: "Tuvimos que hacer un cambio de sistema, también por las lesiones. Teníamos los jugadores para jugar de una manera, pero con la lesión del Kun (Sergio Agüero), de Fideo (Ángel Di María), jugadores muy importantes, tuvimos que modificar la forma. Y le vino bien al equipo porque seguimos ganando, no nos creaban ocasiones de gol... Nos tuvimos que adaptar todos, porque habíamos hecho las Eliminatorias siempre con dos delanteros y yo atrás. Pasamos a jugar de otra manera a la cual no estábamos acostumbrados, pero nos servía para el momento en el que estábamos y lo que queríamos... Yo no hago evaluación individual. No se cumplió el objetivo, pero la Selección hizo un papel muy bueno".

"Me hubiera gustado jugar mejor en la semifinal y en la final. Pero se dieron así los partidos. Por ahí si hacía ese gol en la final se hubiera dicho que mi Mundial había sido espectacular. Que brillé en todos los partidos. Ya digo, no fueron mis dos mejores partidos, pero creo que tampoco fueron tan malos", aseguró el crack rosarino sobre su producción en la tierra de la zamba y del juego bonito. Y también se bancó todas las reprobaciones de la gente: "Se dijeron tantas cosas de mí, me criticaron por tanto que ya no me sorprende nada. Es algo habitual, normal diría, así que trato de no seguirla".

Sobre el regreso de Carlos Tevez a la selección tras más de tres años de ausencia, el capitán expresó: "No me quita presión que esté de nuevo. Siempre fue igual. Ya tuve partidos en otra época con él, no cambia nada... La llegada de Carlitos es importante por la clase de jugador que es él. En lo personal no me cambia nada".

"El ciclo de Alejandro (Sabella) fue espectacular por todo. Por los resultados, por la relación que teníamos cuerpo técnico y jugadores, por lo bien que nos sentíamos grupalmente. Fue una etapa que disfruté mucho... Con (Gerardo) Martino recién empezamos y es una persona que conozco del Barcelona, que tengo confianza. Con él estoy bien", aseguró el rosarino sobre el cambio de mando en una entrevista con Olé.

También habló de lo que viene, del nuevo objetivo que se plantea con la albiceleste tras caer en la final del Mundial: "Lo que pasó ya pasó y no lo podemos cambiar. Ahora la Copa América es lo importante para la Argentina, para nosotros. Hace mucho tiempo que la Selección no la gana. Me tocó perder una final en Venezuela; estar en otra y perder en cuartos con Uruguay. Tenemos ganas de ganarla y sería importante para la Argentina".

"Yo la verdad, no dudé. Del Mundial, sí por ahí me dolieron las críticas. La Selección había hecho un Mundial bárbaro y parecía que el único que no había rendido era yo...Cuando se enfrió todo se calmó y empezó el nuevo ciclo, eso quedó atrás", indicó Messi sobre los rumores de una posible renuncia al conjunto nacional.

Antes de finalizar, opinó sobre el choque de esta tarde contra Portugal de Cristiano Ronaldo, su máximo enemigo en la carrera hacia el Balón de Oro: "Si el amistoso de hoy fuera por los puntos, sería importante. En ese sentido no es relevante... Sí importa para la selección por seguir buscando las cosas que el Tata quiere, por seguir creciendo como equipo, para adaptarnos a las nuevas cuestiones del técnico. Es importante por eso, es importante ganar porque ayuda a trabajar con tranquilidad, pero por el lado de Cristiano y yo no pasa nada. En serio es un partido más...".