El golpe fue duro. ¿Cómo olvidarlo? El alemán Christoph Kramer chocó muy fuerte contra el hombro de Ezequiel Garay en la definición de la Copa del Mundo de Brasil 2014 y cayó desmayado al piso tras haber sufrido una conmoción cerebral. Minutos más tarde, el futbolista que fue de la partida en aquella final frente a Argentina, debió ser sustituido. Pero el dato curioso es que el jugador consultó especialistas ya que asegura que no recuerda nada de ese encuentro, vital para la historia del deporte más seguido del planeta.

"Los médicos están seguros de que los recuerdos de la final del Mundial no regresarán", declaró el futbolista de Borussia Moenchengladbach de Alemania a través de una entrevista con la revista Focus. Y advierten que el jugador nunca podrá recordar los 30 minutos que disputó.

Increíble: el mediocampista alemán Kramer no tiene recuerdos de haber jugado la final del Mundial.

Vale recordar que hace algún tiempo, el árbitro del partido, el italiano Nicola Rizzoli, contó que Kramer le preguntó después del golpe con el defensor albiceleste si realmente se trataba de la final, lo que hizo que el juez deportivo solicitara el cambio del futbolista.

Dentro de todo lo malo, lo bueno es que los médicos le aseguraron, al futbolista de 23 años, que no tendrá secuelas por el golpe, al menos no más de las que ya se han manifestado.

Kramer es uno de los futbolistas citados por Joachim Low, el DT de Alemania, para el encuentro en calidad de amistoso que se llevará a cabo mañana en Dusseldorf, donde se reeditará la final del Mundial entre los locales y Argentina, que marcará el estreno de Gerardo Martino como nuevo seleccionador albiceleste.