Como parte de unas merecidas vacaciones, la artista Lola Ponce disfrutó de las olas y el viento en Biarritz, Francia, después de sus presentaciones en Italia. Lola estuvo promocionando su nuevo videoclip, Esperando, que ya se convirtió en un hit de las radios de Europa, y luego aprovechó para disfrutar.

 

En medio del campeonato mundial de surf, la morocha se animó a subirse a una tabla y tomó clases durante toda la tarde. Después de varias caídas, Lola logró surfear las olas y brindar todo un espectáculo con sus curvas en la costa francesa.

 

Como es una amante de los deportes extremos, Lola día antes había practicado Bodyboard en las playas de Punta del Este, Uruguay. Allí, la infartante argentina interactuó con los que estaban en la playa y pasó un día al sol.