Javier Mascherano, Ángel Di María, Sergio Agüero y Lionel Messi son algunos de los futbolistas argentinos que no resistieron el dolor que les ocasionó quedarse a las puertas de la gloria. Consumada la derrota ante Alemania por el gol de Mario Göetze en tiempo suplementario, las principales figuras del plantel nacional se permitieron el llanto sobre el verde césped.