Tras la catastrófica derrota por 7 a 1 frente a Alemania, la camiseta de Brasil se vende un 70 por ciento más barata en las tiendas del vecino país.

Según informaron fuentes locales, los negocios quieren despegarse de todo el stock de la ropa que los llevó a la humillación más grande de la historia futbolística del país. 

En tanto, tras el pase a la final, la camiseta argentina aumentó un 35 por ciento.