Argentina sufrió, mucho más de la cuenta, pero pasó a cuartos de final. Suiza se plantó de igual a igual y explotó el desequilibrio de la defensa argentina, en especial en la primera parte.

Después la Selección fue un poco más, y tuvo algunas situaciones pero que igual lo llevaron al suplementario. Sin embargo, llegó la alegría, el desahogo y Ángel Di María, que había sido el mejor de la cancha, anotó a poco del final del segundo período suplementario. Argentina espera por el ganador de Estados Unidos y Bélgica y ya espera en cuartos.

El partido empezó lento, con dos equipos que no arriesgaron demasiado y prefirieron estudiarse. Lionel Messi entró poco en juego y Di María, el más movedizo en el arranque, comenzó a surcar la cancha por el sector izquierdo.

Promediando la primera parte, Sergio Romero sacó la más clara del primer tiempo, luego de un buen desborde de Shaquiri por la derecha. La única para argentina surgió después de un corner de Di María, que Garay no pudo conectar abajo del arco.

Así terminó la primera etapa. Argentina sin ideas para atacar el arco suizo y los helvéticos parados para intentar una contra salvadora, que ponga en aprietos a la Selección. 

En el complemento, Argentina jugó mejor. Sin tantas ideas pero con decisión intentó por todos los medios. Marcos Rojo lanzó algunos centros desde la izquierda y Suiza se replegó en el área. Lionel Messi tuvo una clara a poco del final pero el arquero Benaglio la contuvo muy bien abajo. El tiempo se terminó y como otros duelos de los octavos de final el suplementario iba a ser el encargado de dirimir quien se quedaba con el pasaje a los cuartos de final.

El suplementario fue puro nervios. Argentina era más pero en cada ataque suizo se temía lo peor. Hasta que se encendió el ataque mortal albiceleste y Lionel Messi encaró con todo rumbo al arco helvético. Pero esta vez no definió La Pulga sino que abrió a la derecha para que Di María le rompa el arco a Suiza y desate el delirio de todo un país. Ahora a descansar, intentar compensar los errores y esperar rival para buscar el sábado un lugar entre los cuatro semifinalistas.