Desde los Juegos Olímpicos de Atlanta (Estados Unidos) en 1996 el duelo entre la selección argentina y Nigeria no es un partido más. Esta claro, que no se lo puede comprar con lo que sugiere un enfrentamiento contra Brasil, pero en aquella oportunidad, los africanos se llevaron la medalla dorada en un agónico 3 a 2 y dejaron una marca en la historia que será imposible de borrar. Por eso, hoy, en el cuarto mano a mano frente a las Águilas Verdes no se puede dejar de repasar los antecedentes.

Vale destacar que el partido que ofrecerá como premio ni más ni menos que el trono de rey del Grupo F de la Copa del Mundo de Brasil 2014 y un rival más accesible en los octavos de final, será la cuarta puesta en escena en un Mundial de mayores.

Desde las 13, el equipo de Messi y los africanos volverán a verse las caras en una Copa del Mundo.

El primer antecedente nos remonta al Mundial de Estados Unidos en 1994. Ese 25 de junio quedará en el recuerdo por siempre. De esa ajustada victoria por 2 a 1 del elenco albiceleste quedaron dos imágenes imposibles de borrar: el grito de Claudio Paul Caniggia pidiéndole la pelota a Diego Armando Maradona, para que el rubio de pelo largo ponga cifras definitivas tras marcar un hermoso gol y dar vuelta el marcador. Luego vino el otro acto, el de la enfermera que se llevó al astro de la mano, tras el encuentro, para el control antidopaje, puesta en escena que haría que se esfumen rápidamente los sueños de volver a ser campeón del mundo, luego del resultado positivo del 10 para el equipo de Alfio Basile.

La segunda puesta en escena nos lleva al Mundial de 2002, el de Corea y Japón. Allí, en ese 2 de junio, Argentina se impuso por 1 a 0 con un tanto del máximo artillero albiceleste: Gabriel Omar Batistuta. Ese triunfo en el denominado Grupo de la Muerte sería el único, ya que tras el estreno, Inglaterra y luego Suecia sacarían de la competencia al equipo de Marcelo Bielsa, en lo que fue uno de los peores antecedentes de la historia.

En Sudáfrica 2010, el equipo comandado por Maradona también tuvo en el destino a los africanos. En aquella oportunidad, que data del 12 de junio, otra vez un ajustado 1 a 0 con un tanto de Gabriel Heinze hizo que el historial por Copa del Mundo sea el ideal: un 3 a 0, en tres puestas en escena. Esperemos que la racha no se corte en la cuarta…