El encuentro que disputaron los seleccionados de Argentina y Bosnia-Herzegovina, el domingo pasado en Río de Janeiro, fue el único cotejo de la primera fecha de los distintos grupos del Mundial de Brasil 2014 que expendió todas las localidades a disposición.

De acuerdo a lo revelado por el sitio de FIFA, la organización comercializó las 74.738 entradas que salieron a la venta para el encuentro de la zona F que se celebró en el mítico estadio Maracaná.

Muy cerca de expender todo estuvo el partido que animaron los representativos de Ghana y Estados Unidos, el lunes pasado, en Natal, ya que hubo 39.760 entradas expendidas sobre un total de 39.971 (99,5 por ciento).

Con al menos una puesta en escena para todas las selecciones, hubo una sola que logró llenar el estadio.

El partido inaugural entre Brasil y Croacia, disputado en San Pablo, vendió 62.103 boletos sobre un total de 62.539 (99,3)

También estuvo a poco del estadio completo el cotejo del domingo entre Francia y Honduras, en Porto Alegre, por la zona E. El debut del equipo que dirige Didier Deschamps concitó la atracción de 43.012 espectadores que pagaron su localidad sobre un total de 43.394 (99,1).