La incipiente carrera de Andrés Cubas se sintetiza en una línea de tiempo que parece un instante. Los hechos de su historia se suceden desde aquella tarde en la que, con nueve años, maravilló a Ricardo Aloy y Alejandro Farías, los representantes de Boca que viajaron hasta Misiones para verlo patear una pelota. Cubas ya era la promesa de Aristóbulo del Valle, una localidad de 25 mil habitantes. El pibe los convenció y viajó hasta Buenos Aires para sortear con éxito dos pruebas. Aunque volvió a su tierra: María Inés, su madre, quería mimarlo un poco más antes de dejarlo ir a las inferiores boquenses. Firmó con el club y se quedó un año a préstamo en su pueblo.
Doce meses más tarde volvió al Xeneize y no se fue más. Despidió 2013 en la sexta división y arrancó 2014 en la Reserva. Un puñado de partidos le alcanzaron para saltar a Primera y 58 minutos –ocho en el debut ante All Boys y 50 frente Arsenal– convencieron a Carlos Bianchi para meterlo de entrada ante Gimnasia en la última fecha. Ahora el pibe de 18 años al que recién le empieza a crecer la barba se imagina entre los once que saldrán al mítico Estadio Azteca para enfrentar a River. Todo parece haber ocurrido en un soplo. Él, sin embargo, sabe que no. Que tuvo que trajinar bastante para correr al lado de Riquelme y compañía.
–¿Cómo viviste esos primeros minutos de tu carrera?
–Fue inolvidable. Se me pasaron muchas cosas por la cabeza cuando estaba por entrar a la cancha. Los sacrificios míos y los de mi familia. Desde chiquito estoy en el club esperando para cumplir ese sueño.
–Fue todo muy rápido.
–Sí, llegué un día para entrenarme con la Reserva y Marcelo Herrera me avisó que practicaba con la Primera. Entendí que era mi oportunidad  y que la tenía que aprovechar. Estaba nervioso, muy nervioso. No me imaginaba estar en ese lugar tan pronto.
–El último lunes tuviste una buena práctica y Bianchi bromeó con vos. “Qué harían sin Andrés”, gritó en el medio del entrenamiento frente al resto del plantel.
–Sí, sí. “Goleador”, me dijo. Eso motiva mucho. Me salieron las cosas bien. Nunca hago goles y ese día hice tres. Igual era un ensayo de fútbol reducido pero esas cosas me dan mucho ánimo.
–¿Cómo manejás la ansiedad para el sábado que seguramente serás titular?
–Trato de no desenfocarme y si me toca jugar trataré de hacer lo que hago siempre, que hasta ahora me salió bien.
–¿Cómo te fue contra River hasta ahora?
–Bien, siempre gané o empaté. En las inferiores nunca perdí contra River...
–¿Y el del sábado?
–Espero que me vaya como en los anteriores. El grupo está muy bien y en los últimos partidos levantamos mucho el nivel. –En Misiones te dirigió Francisco, tu viejo ¿Fue tu primer maestro futbolero?
–Desde chiquito me dirigió y siempre me llevó a la cancha. Sí, es un poco mi formador: me da indicaciones y recomendaciones de cómo jugar.
–¿Qué cambió en el secundario (NdeR: cursa cuarto año) cuando empezaste a jugar?
–Todavía estoy un poco de incógnito. Algunos compañeros, los más cercanos y los que son hinchas de Boca, me reconocen y me felicitan, pero la mayoría no me reconoce.
–Si seguís jugando, ¿va a ser difícil pasar inadvertido?
–Se va a complicar... Voy a tener que terminar lo más rápido posible. Igual me gusta que pasen y digan: “Mirá, ahí va Cubas”.
–¿Te pasó?
–Sí. Me saludó gente del colegio con la que no tenía relación. Un chico se acercó y me dijo: “Eu, te vi en la tele.”
–¿Y en Aristóbulo del Valle?
–Ahí es otra cosa. Todavía no fui desde que debuté, pero me mandan mensajes y me dicen que están muy contentos. Soy el primero del pueblo que llega a Primera: tengo esa responsabilidad.
–Para los más chicos, ¿ayuda la presencia de Riquelme?
–Tiene un significado muy importante. Para cualquier pibe que está empezando es muy lindo tener a Román como compañero y a Bianchi como entrenador. Trato de disfrutar, de escuchar sus consejos y de aprender de ellos.
–¿En la primera concentración comiste con él?
–Sí, contra Quilmes. Nos sentamos con Juan Cruz Komar en la mesa que estaba Román. Llegamos tarde, estaban todos sentados y las mesas estaban todas ocupadas salvo la de él. Nos invitó y en estas tres últimas concentraciones seguí en el mismo lugar.
–¿Qué renueve contrato y se  quede les saca presión?
–Si sigue Román será una motivación más. Quiero que se quede. Tiene mucho para aportar.
–¿Puede jugar hasta los 40?
–Si quiere puede. Yo veo que puede.

ANDRÉS CUBAS
PUESTO: mediocampista central.
APODO: Cubitas.
FECHA DE NACIMIENTO: 22 de mayo de 1996.
LUGAR: Aristóbulo del Valle, Misiones.
REFERENTES: Sebastián Battaglia y Fernando Gago.
SELECCIÓN: jugó en la Sub 15 en el año 2010.
TíTULO EN INFERIORES: campeón en la 8va.