El Estadio Juan Gilberto Funes compartirá junto a las canchas de Independiente y de Vélez el privilegio de albergar una definición entre San Lorenzo y River, cuando esta noche se defina al campeón de la temporada 2013/2014. Serán casi 16 mil las personas que coparán el novedoso estadio de La Punta, San Luis, para ver cómo santos y millonarios se enfrentarán, tal como sucedió en 1936 y en 1972, por el cetro del mejor equipo del país, no sólo porque el título podría determinar tal cosa, sino porque se verán las caras los dos equipos que mejor presente atraviesan por estos lares: de un lado, el reciente campeón local, del otro, el que acaba de meterse en las semifinales de la Copa Libertadores por primera vez en más de 25 años.

Así lo entendieron los hinchas, que más allá del amor de siempre por los colores, hicieron el esfuerzo de pagar hasta 500 pesos y de bancarse temperaturas cercanas a los 0 grados durante la cola para poder quedarse con una entrada que les permitirá ver en vivo a la elite del fútbol argentino.

Pero no sólo los fanáticos son los que le pusieron el cuerpo para estar esta noche en el Funes. Fernando Cavenaghi, capitán millonario, no se pudo entrenar en toda la semana por una lesión en el pie derecho pero jugará desde el arranque motivado por estar cerca de los 100 goles con la camiseta de River, su objetivo personal para este primer semestre. Después de los ocho que marcó en el Torneo Final, quedó a dos del centenar, más allá que desde su punto de vista le falta uno solo porque cuenta como propio uno ante Lanús que en realidad marcó Lucas Alessandria en contra.

El capitán buscará inclinar la balanza a favor de su River después de que la Banda se quedará con la final del ’36 y que San Lorenzo se coronara en la definición del Nacional ’72. Y además, con su participación, mantendrá el equilibrio de ausencias en las formaciones titulares: dos por lado. Mientras que River sufrirá las bajas de Teófilo Gutiérrez y de Eder Álvarez Balanta, convocados para la Selección de Colombia, del lado del Santo, Carlos Valdés no jugará por la misma razón e Ignacio Piatti, autor del gol clave en Brasil ante el Cruzeiro, se la perderá por un desgarro sufrido en la última fecha con Vélez.