Río de Janeiro será la desde que albergará el último partido de la Copa a del Mundo por lo que se dispondrá el mayor operativo de seguridad para el certamen internacional de fútbol. "Será la mayor operación de seguridad de la historia de la ciudad. Ya tuvimos algo parecido en la Jornada Mundial de la Juventud, pero no con la visibilidad de la Copa del Mundo", informó el subsecretario de Seguridad del Estado de Río de Janeiro, Roberto Alzi.

El operativo incluirá cerca de 20.000 agentes de las policías militarizada, civil, federal y de otros organismos vinculados a la seguridad. El funcionario detalló que actuarán 8.132 efectivos de la policía militarizada, 5.300 soldados de las Fuerzas Armadas, 810 bomberos; 800 agentes de la policía caminera federal y 462 de la policía civil. A ellos se sumarán agentes de la Policía Federal y la Guardia Municipal.

Sobre la seguridad de las delegaciones de los países que participarán en el torneo, el comisario de la Policía Federal, Alex Bersan, dijo que las mismas tendrán dos agentes "infiltrados" que acompañarán todos los movimientos de las comitivas.

En Río de Janeiro y su región metropolitana estarán concentradas cuatro selecciones: Brasil, Holanda, Inglaterra e Italia.