Mundial 94: No hubo grandes sorpresas en la lista pero la irrupción en la Primera de River de un gambeteador desfachatado y pícaro como Ariel Arnaldo Ortega obligó al por entonces técnico de la selección a abrirle un lugar en los amistosos previos. Finalmente el "Burrito" vería en el mundial mucha más acción de la esperada cuando Maradona fuera sancionado por dóping y con apenas 20 años le tocará la inmensa responsabilidad de reemplazarlo. El ex delantero Millonario fue compañero de cuarto de Diego en Estados Unidos 94 y luego se adueño de su camiseta número 10 hasta Corea-Japón 2002.

Mundial 98: Daniel Alberto Passarella basó su lista en el seleccionado Sub 23 que ganó la medalla de plata en los Juegos Olímpicos de Atlanta 96. Roberto Ayala, Juan Sebastián Verón, Matías Almeyda, Javier Zanetti, Ariel Ortega y Hernán Crespo eran las principales referencias de aquel equipo. Sin embargo para la lista final de cara a Francia 98, Passarella eligió 21 nombres y se reservó el nombre del jugador número 22 hasta último momento. Todas las especulaciones giraban alrededor de Christian Bassedas quien había estado en Atlanta y había sido un jugador importante dentro del proceso pero finalmente el Kaiser sorprendió optando por Abel Balbo, un delantero experimentado con ya dos mundiales en su trayectoria. Balbio vió acción en dos partidos.

Mundial 2002: La argentina de Marcelo Bielsa llegaba en su mejor forma y mejor rendimiento a Corea-Japón 2002. No había discusión alguna. Pero en su obsesión por mejorar y elegir las mejores opciones para su idea de juego, el "Loco" Bielsa le hizo honor a su apodo y observó durante meses el rendimiento de Claudio Caniggia para el Rangers en la poco competitiva Liga Escosesa y le dio la oportunidad de mostrarse en los mismos amistosos previos en los que también tuvieron chances jugadores más jovenes pedidos por el clamor popular y luego descartados como Juan Román Riquelme y Javier Saviola. Caniggia en cambio atravesaba el final de su carrera pero para Bielsa fue determinante su experiencia, su velocidad y su estilo de juego, características que lo llevaban a poder ocupar una posición de extremo derecho en la que Ariel Ortega no tenía un reemplazante natural. Caniggia llegó a Corea-Japón 2002 lesionado y se perdió los primeros dos encuentros y en el tercero frente a Suecia fue expulsado por protestar cuando aún estaba sentado en el banco de suplentes.

Mundial 2006: José Pekerman tuvo que hacerse cargo del seleccionado a mitad de las eliminatorias debido a la renuncia de Marcelo Bielsa. Modificó el equipo con el ingreso de Juan Riquelme como estratega y figura y suprimió el juego con delanteros en posición de extremos. Y principalmente optó por los jugadores que le habían respondido en el pasado cuando dirigía al seleccionado juvenil. Sin embargo a último momento sorprendió con el ingreso de un sexto delantero dejando algo descompensada la lista en cantidad de volantes. El nombre elegido fue el de Julio Ricardo Cruz, el hombre que se había caracterizado por ser el tercer eterno delantero detrás de Gabriel Batistuta y Hernán Crespo pero sin experiencia mundialista. Más polémica sería su inclusión en los cuartos de final contra Alemania. Luego de que Crespo pidiera el cambio por un enorme desgaste físico, José Pekerman optó por reemplazarlo con un jugador alto como Cruz y dejando en el banco sentado a un tal Lionel Messi.

Mundial 2010: Tal vez la mayor sorpresa de los últimos años en la lista mundialista. Diego Maradona convocó una infinidad de nombres como técnico del seleccionado nacional por lo cual podían esperarse varias sorpresas. Sin embargo nadie imaginaba que Ariel "El Chino" Garcé, jugador de Colón alejado por entonces de su mejor nivel, se ganará un lugar en la lista de 23 tras disputar un partido amistoso frente a Haití a pocos días del inicio del Mundial. Las cargadas y los pedidos de alfajores se multiplicaron para el "El Chino" Garcé, quien finalmente no disputó ni un minuto de juego durante Sudáfrica 2010.