Juan Antonio Pizzi arrancó como entrenador en dupla técnica con Chemo Del Solar. Anduvo por Sudamérica dejando buenos recuerdos en varios clubes, pero cuando desembarcaron en el fútbol argentino duraron poco. En Colón las cosas no salieron como esperaban y debieron marchar a la espera de una revancha.

Luego de un exitoso paso por Chile, Pizzi pegó la vuelta para entrenar a su querido Rosario Central en la B Nacional. Cumplió una buena campaña pero se quedó a los pies del ascenso por una promoción donde el Canalla no logró ganarle a San Martín de San Juan. Después de eso le llegó la oportunidad en San Lorenzo. 

Reemplazó a Caruso Lombardi, que salvó al equipo de perder la categoría, y lo llevó a la gloria máxima. De su mano apareció la mejor versión de varios juveniles y una identidad que terminó por darle el título al Ciclón luego de duras críticas nacidas por perder la final de la Copa Argentina a manos de Arsenal de Sarandí.

Ahora, consagrado, su valor nombre tiene un plus. Tapa de diarios, Valencia posó sus ojos en él para suceder a Djukic, cesanteado en los últimos días a causa de malos resultados.

El equipo Che, que cuenta con los argentinos Ever Banega, Federico Cartabia y Pablo Piatti, reúne 20 puntos en la liga española de fútbol, se ubica noveno y el domingo fue goleado 3-0 por Atlético de Madrid, por la 16ta. jornada.