San Lorenzo se consagró campeón del Torneo Inicial 2013. Luego de empatar en terreno ajeno ante Vélez y sin goles, el equipo de Juan Antonio Pizzi logró sacarse la espina de la Copa Argentina, y como yapa recibió el último boleto de Argentina para la Libertadores del año entrante. Por eso, El Gráfico te invita a realizar un recorrido exclusivo en cada escenario donde el elenco de Boedo grito presente hasta la consagración.

Primera puesta en escena: Olimpo.

El remodelado San Lorenzo había dejado atrás los problemas con el promedio y tenía la primera prueba de fuego: Olimpo de Bahía Blanca, equipo recientemente ascendido desde la B Nacional. Dos genialidades del delantero uruguayo Martín Cauteruccio (una a un minuto del final) fueron razones suficientes para conseguir los tres puntos y arrancar con buen pie la pelea por el Torneo Inicial. La mala de la jornada fue que Nahuel Benítez, máximo artillero de las divisiones menores del club, quien está a préstamo en el Aurinegro, empató momentáneamente el pleito.

Segundo desafío: Racing.

La Academia venía de dos victorias consecutivas ante el Ciclón (ambas por goleada). Pero esta vez equipo de Pizzi se tomó revancha y se llevó el juego por 3 a 0. Los tantos fueron obra de: Cauteruccio, Mauro Cetto, y Héctor Villalba.

 
Etapa tres: primera derrota.
 
San Lorenzo cayó sin atenuantes ante Argentinos Juniors de Ricardo Caruso Lombardi.
 
Cuarta presentación: durísimo 2-3 ante Quilmes.

El Cervecero se llevó los tres puntos en un partido caliente. El Ciclón estuvo tres veces en desventaja, pero solo pudo equiparar el marcador en dos oportunidades a través de Cauteruccio y Gonzalo Verón.

Quinta puesta en escena: la recuperación.

Tras dos victorias en cadena y un par de derrotas en fila, el Ciclón quería encontrar regularidad. Para ello conquistó por 1 a 0 a River en un partido que dejó mucha tela para cortar ya que Julio Buffarini, el autor del tanto desde el punto del penal que le dio los tres puntos al Ciclón, debió patear dos veces el tiro. En la primera oportunidad donde el juez vio invasión de zona, Marcelo Barovero le detuvo el disparo, pero la réplica terminó descansando en la red y le brindó una ofrenda al elenco de Boedo.

Sexta aparición: triste conquista ante Rosario Central.

Ya afuera de la Copa Sudamericana, en manos de River, el Ciclón derrotó en terreno ajeno al Canalla por 2 a 0. Pero el juego arrojó la fuerte lesión del goleador del certamen doméstico: Martín Cauteruccio. El artillero sufrió la rotura de los ligamentos cruzados y quedó afuera del Inicial.

Séptima demostración: empate ante Godoy Cruz.
 
El Ciclón y el Tomba protagonizaron un aburrido encuentro sin tantos.
 
Octava aparición en sociedad: victoria ante Colón.

El conjunto Sabalero comenzaba a vivir sus peores días y el conjunto de Pizzi se aprovechó de su pobre presente: 2 a 0 con tantos de Ignacio Piatti y Juan Cavallaro.

Novena presentación: otra conquista que suma.

El Ciclón se devoró a Gimnasia y Esgrima de La Plata. Fue 3 a 0 con goles de Piatti, quien celebró por duplicado y el capitán Pablo Alvarado. Gran noche cuerva.

Décima presentación: parda ante Tigre.
 
El Matador de Boedo y el de Victoria no se sacaron ventaja e igualaron 0 a 0.
 
Etapa 11ª: derrota contra Arsenal.
 
El verdugo de la final de la Copa Argentina volvió a sacar a pasear a San Lorenzo. Conquista de los de Gustavo Alfaro por 2 a 1, con dos tantos de Julio Furch, un ex Cuervo, quien ingresó a los 24 del complemento y se transformó en una verdadera pesadilla para la defensa.
 
La 12ª fecha: alegría, conquista contra All Boys.

El equipo de Pizzi ofreció una buena función y derrotó por 3 a 0 a los de Floresta. Los tantos fueron obra de: Ángel Correa (2) y Tito Villalba.

La 13ª, el número de la mala suerte.

Derrota por 3 a 2 contra Lanús, tras ir 2 a 1 en ventaja. Un duro golpe para el conjunto de Boedo.

La 14ª, la que devolvió la esperanza azulgrana.

Victoria con baile incluido ante Boca, aunque como ya es costumbre sufriendo. El Ciclón sacó a pasear a los de Carlos Bianchi. Aunque solo consiguió una ventaja de 1 a 0 (Correa). Sebastián Torrico le atajó un penal a Claudio Pérez, quien jamás había errado uno, a pocos minutos del final y dio rienda suelta a la alegría del pueblo azul y rojo.

La 15ª, se escapa la punta.

El líder Newell´s recibía al Ciclón, quien llegaba como escolta, en Rosario. El partido terminó 1 a 1 y la punta seguía en poder de la Lepra.

La 16ª, la conquista del barco Pirata.

San Lorenzo derrotó por 4 a 2 a Belgrano de Córdoba, tras ir en ventaja por 2 a 0 y ser igualado. ¿Los tantos del Ciclón? Emanuel Más, Correa, Piatti y Cetto.

La 17ª, empate que suma.

El Ciclón visitó a Atlético Rafaela y no la paso nada bien. Arrancó en desventaja por 0-2. Pero con amor propio igualó el tanteador a través de un tiro libre y otra genialidad de Piatti, que gritó por duplicado. El punto sirvió ya que los inmediatos perseguidores no salieron airosos de sus pleitos.

La 18ª, todo listo para la fiesta.

El Nuevo Gasómetro estaba colmado, ya que San Lorenzo podía consagrarse campeón en caso de ganarle a Estudiantes de La Plata. Pero una vez más la Brujita Juan Sebastián Verón hizo de las suyas: se subió a la escoba y desde ahí manejo el juego que culminó igualado en cero. El festejo debía esperar...

La 19ª, alegría y título.

Tras postergarse la definición debido a que Lanús, uno de los animadores jugaba la final de la Copa Sudamericana, el Ciclón igualó sin goles ante Vélez. Y como en Rosario: Newell´s y el Granate no se sacaron diferencias, el equipo de Pizzi celebró la conquista del Torneo Inicial.